Samsung: una máquina dónde invertir

Las pequeñas y medianas empresas (PYMES) y las multinacionales tienen varios objetivos que cumplir. Si no es el más importante, seguramente se adhiera al grupo calificado como primordial. ¿Cuál es? Intentar vender el producto al mayor número posible de personas y saber dónde invertir.

Cuanto más grande sea este volumen, la posibilidad de incrementar el beneficio económico, a final de mes o año, aumenta también. No es igual ofrecer un artículo a una población de cien individuos que de mil habitantes. En este ejemplo hay una diferencia de 900 consumidores. Puede ser poco, pero no lo es para una micro-empresa o una pequeña compañía. Perder clientes es sinónimo de no obtener ingresos y, por lo tanto, es equivalente a no invertir en nuevas infraestructuras e instalaciones para expandir el negocio y modernizarlo.

Si la diferencia de 900 usuarios es grande para una entidad de estas características, es similar si una multinacional decide abandonar a cien mil consumidores. A mayor tamaño, más probabilidades de conseguir aumentar la cifra pero, también, de descuidar al comprador.

Pero, antes de comenzar este proceso ipso facto, lo primero es mantener un público fiel y, después, como se ha mencionado anteriormente, incrementar la cantidad. ¿Cómo se consigue? Existen varias maneras, pero hay una que ofrece un buen rendimiento. Es muy tradicional y clásica, además de ser muy utilizada por cualquier grupo. El márketing o el merchandising (más actual) es una herramienta con un potencial elevado en el momento de enviar el mensaje al receptor.

El número de canales y soportes que han aparecido en la actualidad, para distribuir el anuncio de manera inmediata, siguen evolucionando y creciendo. La televisión, la radio y la prensa escrita (en menor medida), o la gran aparición del siglo XXI, Internet, han provocado un incremento instantáneo en la tramitación del aviso publicitario al usuario. Con la transformación de Internet y, sus nuevas formas de comunicación viral, ha conseguido romper barreras y mercados y poder llegar a un número mayor de personas frente a los otros tres medios. Es la globalización virtual.

Samsung, la multinacional surcoreana ofrece y vende productos tecnológicos y actualizados (tablets, smartphones, televisiones, vídeos, DVD, entre otros artículos), ha invertido una gran cantidad de dinero en el área del marketing. El motivo principal es lo que se ha citado precedentemente, aumentar el número de clientes de la marca. Es una firma reconocida a nivel internacional que posee un prestigio.

La agencia de noticias Reuters afirma que Samsung se ha gastado un total de 14,000 millones de euros en 2013. La corporación surcoreana destina un 5,4 por ciento del beneficio total al departamento de publicidad y promoción.

El importe que ha empleado la multinacional para el marketing, sobre todo online, está dando sus frutos obteniendo un efecto positivo. Según los datos que publica y divulga Unruly Media, los anuncios de la compañía asiática han sido los más compartidos en las distintas redes sociales globales. La audiencia creció un 200 por ciento respecto a 2012. O lo que es lo mismo, 7,3 millones de visitas.