¿Qué fórmulas de pago existen en los seguros de decesos?

Cuando una persona se plantea contratar algunos seguros de decesos, son varias las modalidades de pago que ofrecen las pólizas. Escoger una u otra depende tanto de la compañía aseguradora como de las circunstancias personales y edad del asegurado.

Contratar un seguro de decesos es, habitualmente, fruto de una profunda reflexión. Su contratación se debe al deseo de dejar resueltas las necesidades materiales de los familiares y la concesión de un apoyo emocional en tan duros momentos.

Una de las cuestiones que presentan más dudas es cómo se puede abonar el seguro de decesos. Existen varias fórmulas, que dependerán de las posibilidades que ofrezcan las compañías aseguradoras, en función de las circunstancias del asegurado.

La póliza estándar normalmente es sinónimo de una prima anual, que puede ser dividida en mensualidades o trimestres. Hay compañías que no permiten la contratación de esta modalidad de seguros a las personas de más edad. El límite suele rondar los 70 años.

Otra opción es contratar un seguro de decesos estableciendo un precio único. En este caso, las compañías aseguradoras cobran una cantidad fija establecida, que suele depender de la edad del asegurado, pero permiten que todo tipo de personas puedan contratar las pólizas, independientemente de los años que tengan.

Otra fórmula muy parecida a la anterior es el pago a cinco años, que también puede tener en cuenta la edad del asegurado, si bien el límite suele ser superior al que se impone en la póliza estándar, rondando los 80 años. En solo cinco años, o lo que es lo mismo, en cinco únicos pagos, el asegurado podrá disfrutar de las coberturas que ha contratado.

Por último, existe otra modalidad, y es el seguro para residentes extranjeros. Se trata de una póliza especialmente pensada para aquellas personas que viven lejos de su lugar de origen. Consta de un pago anual, que puede ser fraccionado, e incluye coberturas básicas, como repatriación al aeropuerto internacional más cercano a la localidad de origen y traslado desde este lugar al lugar donde tendrá lugar la inhumación.

Asimismo, también puede garantizar un billete de avión de ida y vuelta para un acompañante, y otras coberturas, como servicio de tanatorio opcional, orientación jurídica, atención psicológica o tramitación de documentos relacionados con pensiones o sucesiones tras el fallecimiento. Las coberturas adicionales pueden centrarse tanto en el asegurado como en sus acompañantes. En el caso de este tipo de seguros existe un esfuerzo por parte de la compañía aseguradora para adaptarse a las costumbres locales o del país donde se presta el servicio.

Prácticamente todas las compañías de seguros ofrecen la opción de personalizar las pólizas, ampliando o reduciendo las prestaciones, con el fin de conformar un producto adaptado a las necesidades del asegurado.

Asimismo, existen en el mercado multitud de páginas web que ofrecen comparativas entre los precios y las coberturas ofrecidas por diferentes compañías aseguradoras, lo que ahorra tiempo y esfuerzo a la persona que está pensando contratar este tipo de seguros.