¿Qué factores influyen en el precio de los seguros de coche?

El primer factor que se nos viene a la cabeza es, con toda probabilidad, el historial de siniestros del conductor del coche. Es cierto que este es un factor determinante sobre todo a la hora de negociar el precio de la renovación de la póliza con la compañía correspondiente.

Pero, por supuesto, no es el único. Es más, no sería descabellado referirnos a los seguros de coche como uno de los complejos dentro de los distintos ramos de los seguros. Porque múltiples son las circunstancias que pueden afectar tanto al vehículo como al conductor. No es de extrañar, por tanto, que las compañías aseguradoras tomen tantas precauciones a la hora de evaluar y cuantificar el riesgo potencial de todos sus seguros de coche.

Y estas precauciones se traducen en la necesidad de tener en cuenta toda una serie de factores que les permitan particularizar al asegurado y ofrecer el precio más ajustado en cada caso. Ya hemos hecho referencia al historial del conductor. Un buen historial redundará beneficiosamente en el precio final de la póliza. Pero una aseguradora no va a valorar sólo la ausencia de accidentes y multas. La edad del conductor, el sexo, la experiencia al volante o su profesión influirán en el precio final del seguro. Por ejemplo las mujeres se benefician de seguros más baratos del mismo modo que ser conductor joven o con poca experiencia los encarece.

Esto en lo que hace referencia al conductor, pero no debemos olvidarnos del bien que se asegura, en este caso el coche. El año de matriculación, el modelo, la potencia, el tipo de motor o el combustible, es decir, todas sus particularidades técnicas afectarán al precio del seguro. Los coches potentes son considerados por las compañías como más proclives a sufrir accidentes. Entre los factores que hacen referencia al vehículo también se incluirían los relacionados con el uso habitual que se le va a dar al mismo (diario, ocasional, etc.).

Y no debemos olvidar la ubicación. El precio del seguro puede variar según la zona donde residamos. Las compañías calcularán el seguro en función de sus estadísticas de accidentes y del nivel de delincuencia que puedan sufrir. En este sentido también influirá el lugar en el que aparquemos nuestro coche (en la calle, en garaje individual o en garaje colectivo).