Qué es la venta corta de acciones

Cuando baja la Bolsa, una de las explicaciones que podemos oír es que se debe a la actividad de los especuladores bajistas. Estos son los inversores que realizan operaciones con la intención de que el precio de las acciones baje, para ganar dinero. Todo lo contrario que ocurre con los trámites que se hacen a largo plazo, en los que se obtienen los beneficios si la Bolsa sube.
De hecho, la Comisión Nacional del Mercado de Valores prohibió durante unos meses entre 2011 y 2012 esta actividad en un intento de frenar la inestabilidad y que las empresas (principalmente los bancos) no utilizaran un porcentaje importante de su capital en estas operaciones, que conllevan grandes riesgos para los inversores.

El mecanismo que utilizan es alquilar acciones (hay otros como las operaciones con futuros). El inversor bajista va a la caza de dueños de participaciones que no quieran deshacerse de ellas, para ello les ofrece un trato: necesita algo de tiempo, pero les garantiza que les será rentable. Con ello se pueden conseguir unos buenos ingresos extras.

Si el bróker quiere ganar dinero, a través de la venta corta de acciones, lo que hace es alquilar a varios inversores participaciones de la misma empresa. En este caso, compra 500.000 acciones con un valor de 10 euros cada una. Las vende en la Bolsa por algo menos de lo que costaban y como la oferta es muy grande, cae la demanda y como consecuencia, el precio. Este es el momento en el que el inversor bajista entra en acción y recompra todo por esa cantidad menor, 8 euros. De esta manera, de 5 millones de euros se gastará 4 para recuperar las acciones, y le quedará un millón de euros de beneficios. Las devolverá a sus antiguos dueños pagándoles 500.000 euros y se quedará con lo restante.

Los participantes en Bolsa se caracterizan por tener diferentes actitudes respecto a lo que quieren obtener y el plazo en el que desean conseguirlo. Así nos encontramos con inversores que han adquirido acciones para conservarlas durante mucho tiempo (como el que alquila sus acciones, pero no le viene mal algo extra que compense su inmovilidad, lo consigue gracias a esta estrategia a la baja), creen que su parte del capital se revalorizará. También están presentes los brokers, interesados en conseguir ganancias en el menor tiempo posible y tomarán la decisión de apostar a que la participación suba o baje según su criterio.

¿La medida que tomó la CNMV de prohibir la venta corta de acciones para evitar más desplome de la Bolsa y el crecimiento de la desconfianza en los mercados internacionales realmente funciona? Esta estrategia bajista fomenta que los precios caigan, pero el valor de las participaciones aumenta o disminuye aunque no se puedan realizar este tipo de posiciones, permitidas para que haya más liquidez en el mercado.