Préstamos online a interés cero

Los préstamos entre familiares se han convertido en un factor muy importante y determinante para la supervivencia durante la crisis económica con préstamos online. Aunque sea realicen entre conocidos, es muy importante tener claro que se deben cumplir ciertos procesos para formalizar el préstamos con tal de evitar sustos desagradables en una inspección fiscal o, si la cantidad es grande, incluso a la hora de realizar la declaración de la renta. De hecho, incluso es recomendable, a efectos fiscales, tener claro si lo que queremos realizar es un préstamo o una donación:

Según establece el Código Civil, una donación es “un acto de liberalidad por el cual una persona dispone gratuitamente de una cosa en favor de otra, que la acepta” (artículo 618, Código Civil). Por otro lado, en el contrato de un préstamo, “una de las partes entrega a la otra, o alguna cosa no fungible para que use de ella por cierto tiempo y se la devuelva, en cuyo caso se llama comodato, o dinero u otra cosa fungible, con condición de devolver otro tanto de la misma especie y calidad, en cuyo caso conserva simplemente el nombre de préstamo” (artículo 1.740, Código Civil).

Así pues, si se decide realizar un préstamos, ambas partes deberán firmar un contrato privado o mercantil en el que se exponga claramente las principales características del préstamo. Deben quedar identificados prestamista y prestatario así como la relación de parentesco entre ambos. Lo más habitual en estos casos es solicitar en una delegación de Hacienda el denominado impreso para préstamo a interés cero. Esto es así porque en la casilla de factores característicos del préstamo se nos pedirá que especifiquemos la cuantía y el interés del préstamo. Un aspecto importante a incluir es el de los periodos de amortización y las fechas de pago, así como las posibles consecuencias por retrasos o impagos.

Una vez redactado el impreso es necesario inscribirlo en la Consejería de Hacienda de la comunidad autónoma o en el Registro de la Propiedad en el caso de pequeñas localidades. No hay que abonar ninguna cantidad adicional porque los préstamos están exentos del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.

Estos préstamos a interés cero no deben confundirse con aquellas ayudas económicas ofertadas por las entidades bancarias en llamativas publicidades. También denominados préstamos de interés cero, estos productos bancarios no están, ni mucho menos, exentos de intereses pues lógicamente el banco no ganaría dinero con ello. Aunque no tengan intereses propiamente dichos, cuentan con comisiones de apertura, la obligatoriedad de contratar un seguro de vida (como ocurre en el Banco Santander y el BBVA) o la necesidad de presentar nóminas o recibos. Según el portal HelpMyCash.com, el llamado producto estudios matrícula blue del banco BBVA, un préstamo de hasta 6.000 euros que se anuncia como una ayuda libre de intereses y un plazo de amortización de nueve meses, tiene un recargo oculto del 7 por ciento de intereses.