Bingos y casinos online, un negocio “made in Gibraltar”

¿Cuál es el epicentro mundial del juego y las apuestas? Las Vegas. Pero fuera de ese lugar, en EE. UU. hay verdaderas luchas de poder por aprovecharse del beneficio que da el negocio de las apuestas y el juego online. ¿Por qué? Porque en la primera economía del mundo no hay una ley conjunta federal que regule este tipo de juegos. Durante años EE. UU. se ha debatido entre regular y abrir la puerta a todo este mundo, con los beneficios que ello conlleva, o cerrarla por preceptos morales. Al final estamos en tierra de arenas movedizas, con estados donde se puede jugar a algunos juegos pero no se puede apostar con dinero real, con prohibiciones taxativas para el juego online, con timbas a escondidas –como antaño pero en la red– y posibilidad de llevarse una multa… La situación legislativa es complicada en EE. UU.

Como el ser humano es un animal de comportamientos repetitivos, las compañías ligadas al juego online han buscado la alternativa para sacar partido a los casinos y bingos online, porque el juego sigue siendo un suculento negocio. Y si se pagan menos impuestos… ¡mejor será!

Leer: Principales estafas en el mundo inmobiliario

Así las cosas, después de dar el salto y cruzar el Atlántico las empresas vinculadas al juego llegaron a Europa, y ¿para qué tributar a dos dígitos si pueden hacerlo de forma legal al 1%? El paraíso se llama Gibraltar y es foco de atención no solo de este tipo de empresas: multitud de ciudadanos de la zona colindante cruzan al peñón para montar sus negocios y tributar allí. Los grandes operadores de apuestas online tienen mayoritariamente su sede en Gibraltar, pero también se han desplazado hasta otros lugares, como Malta, por la misma razón de la fiscalidad ventajosa.

Reino Unido estaría preparando un cambio legislativo para incrementar la fiscalidad en el peñón y evitar así que más de dos decenas de empresas ligadas al juego elijan Gibraltar como sede. También habría que ver cómo afecta esta medida a la población de la zona, porque más del 10% estaría vinculada en sus empleos a la industria del juego por Internet.

Sea como sea, el negocio de las apuestas, casinos y bingos existe, y está ahí nos guste o no. Sería necesario un control para que empresas del ámbito offline y online tuvieran el mismo seguimiento, puesto que de lo contrario se podrían dar situaciones de competencia desleal. Precisamente por este camino fueron las acusaciones que hizo la casa de apuestas española Codere contra una gran casa de apuestas que patrocinó al equipo más blanco de la liga.

Al final es necesario estudiar todas las aristas legales que tienen una vinculación con el juego y las apuestas, porque si dejamos la puerta un poco abierta… se escapa el gato. Si la Ley no obliga a las empresas que operan en España a tener sus servidores en nuestro país, es más complicado comprobar si sus cifras de beneficio son las que dicen que son y hacer un control de datos sobre sus actividades.

Y atentos, que el último conflicto del verano pasado con que si se habían tirado bloques de hormigón para entorpecer a los pescadores, que si las viejas rencillas…. Serán viejas las rencillas, pero los motivos podrían ser de lo más modernos: conseguir tirar un cable para garantizar el potente acceso a Internet de las empresas del peñón. Teorías conspiranoicas no van a faltar en ningún caso.

Big Data y Data mining: ¿nuestras vidas expuestas a gobiernos y empresas?

El rápido desarrollo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación de los últimos 20 años está abriendo las puertas a que empresas y gobiernos tengan la posibilidad de acceder a grandes cantidades de datos particulares de los ciudadanos. Cada vez que realizamos una compra con tarjeta, bien en un establecimiento, bien a través de Internet el dato queda reflejado en los servidores del banco. Nuestras llamadas telefónicas, nuestras fotografías digitales, e-mails, visitas a páginas web, todo son en resumidas cuentas datos que dibujan un perfil de nuestros hábitos y costumbres. Y esta información es muy útil tanto para las administraciones públicas como para las empresas.

El problema con que se han encontrado las compañías a la hora de analizar todos estos datos es que el volumen que se genera día a día de información es enorme y además crece de forma exponencial. Con cada nuevo usuario de un smartphone o de un ordenador, el número de datos aumenta. Para poder lidiar con este problema se han desarrollado dos sistemas de análisis que están saliendo a la luz pública en fecha reciente: Data Mining (Minería de datos) y Big Data (Grandes datos).

Artículos relacionados: Black hat SEO, ¿una opción de marketing más?

El Big Data es el último de ellos. Mediante una configuración de distintos software se clasifican, ordenan, comparan, cruzan y en general se trabajan grandes cantidades de datos (del orden del exabyte, es decir, un cuatrillón de bytes o 1018) a fin de descubrir patrones de comportamiento que puedan ser utilizados. En el campo económico y empresarial, los resultados obtenidos del análisis Big Data puede ser empleado para realizar campañas acotadas de ofertas para clientes que piensen en cambiar de compañía telefónica, por ejemplo, o para ofrecer productos bancarios especializados a sus clientes.

El Data Mining fue el paso previo al Big Data. En este caso se refiere a las técnicas y medios tecnológicos empleados para el rastreo de bases de datos con el fin, de nuevo, de extraer patrones de comportamiento o reglas que expliquen sucesiones similares o iguales datos. En resumidas cuentas, Data Mining es el antecedente de Big Data.

Sus aplicaciones no se reducen solo al campo comercial o empresarial. En la investigación académica o científica pueden ser también útiles ya que el método científico busca de nuevo patrones de comportamiento que puedan explicar fenómenos naturales o sociales. Además, en el campo de la lucha antiterrorista también se viene aplicando las técnicas de Data Mining y Big Data. De hecho, es a partir de las revelaciones de Edward Snowden sobre la NSA que el gran público ha empezado a conocer lo que son estos métodos que las agencias de inteligencia emplean a fin de monitorizar las actividades de organizaciones criminales, y, lamentablemente también de los ciudadanos.

Bankinter: diferencias entre cuentas para particulares o empresas

En plena crisis, bancos y cajas compiten entre sí para captar nuevos clientes. Bankinter siempre ha optado por el negocio de la banca online, pero la aparición de nuevas entidades que ofrecen productos similares les ha obligado a ampliar las ventajas que ofrecen sus cuentas para empresas y particulares.

Tal y como su nombre indica, una cuenta de empresa va dirigida a aquel empresario que quiere gestionar las cuentas de su negocio de una manera sencilla. En cambio, las cuentas dirigidas a particulares ofrecen una alta rentabilidad por el dinero que se deposita en ellas y no cobran comisiones de mantenimiento siempre y cuando se domicilie la nómina, la pensión o se ingresen 633 euros mínimos cada mes como autónomo.

La cuenta de empresa tiene un coste de 45 euros anuales de comisión y unos 7 euros al mes para tener acceso a la web que gestiona las cuentas del negocio. Entre otras operaciones, esta cuenta permite domiciliar las nóminas de los trabajadores, pagar impuestos y seguros sociales, solicitar línea de avales y recibir cobros. Por su parte, la web de gestión ofrece todo tipo de herramientas de organización, como la posibilidad de solicitar auditorías, consultar el detalle de los recibos impagados o pedir talonarios de cheques y pagarés sin tener que desplazarse a la oficina de Bankinter. Además para aquellos empresarios que tengan varios negocios, esta cuenta ofrece la posibilidad de agruparlas todas en una y simplificar las gestiones.

Puedes leer: BBVA net Office, la manera de no molestar en la oficina

En las cuentas particulares, ya sea para asalariados por cuenta ajena o propia, el gancho está en ofrecer una alta rentabilidad a los nuevos clientes y comisiones muy bajas. Por ejemplo, tanto en la Cuenta Nómina como en la Cuenta Profesional, se ofrece una rentabilidad del 5% TAE el primer año y un 2% el segundo hasta un saldo máximo de 5.000 y mínimo de 1.000 euros al mes sin tener que pagar ninguna comisión ni por mantener la cuenta ni por realizar transferencias nacionales a través de internet. Tampoco hay comisiones por tener o usar una tarjeta de crédito. Además, para aquellos empresarios que tengan varios negocios, esta cuenta ofrece la posibilidad de agruparlas todas en una y simplificar las gestiones.

En las cuentas particulares, ya sea para asalariados por cuenta ajena o propia, el gancho está en ofrecer una alta rentabilidad a los nuevos clientes y comisiones muy bajas. Por ejemplo, tanto en la Cuenta Nómina como en la Cuenta Profesional, se ofrece una rentabilidad del 5% TAE el primer año y un 2% el segundo hasta un saldo máximo de 5.000 y mínimo de 1.000 euros al mes sin tener que pagar ninguna comisión ni por mantener la cuenta ni por realizar transferencias nacionales a través de internet. Tampoco hay comisiones por tener o usar una tarjeta de crédito.

También están dirigidas a particulares la “Cuenta para banca privada”, que permite centralizar todas sus cuentas en una y que puede funcionar como línea de crédito, y la “Cuenta corriente”, pensada sobre todo para realizar operaciones bancarias, domiciliar recibos y asociar pagos y cobros de todo tipo de productos y servicios.

Por lo tanto, antes de abrir una cuenta conviene aclarar cuál es el objetivo que se quiere conseguir: aumentar la rentabilidad de sus ahorros con una cuenta particular o mejorar su gestión con una cuenta para empresas. Y, sobre todo, acercarse a una oficina para enterarse bien de las condiciones de cada cuenta para compararlas con las que ofrecen otros bancos.

Bankia, el regreso

En las postrimerías de 2013 parece que el futuro de Bankia, quizá el símbolo de los males económicos que llevaron a España a la mayor crisis en generaciones, se aclara. La entidad ha atravesado su particular calvario en forma de nacionalización y reestructuración. Ahora, un año y medio después de la intervención estatal y tras casi 12 meses fuera del IBEX-35, Bankia regresará al selectivo madrileño en la víspera de Nochebuena. Un regalo anticipado para su presidente José Ignacio Goirigolzarri.

Las turbulencias en la entidad comenzaron con la primera oleada de fusiones que llevó a la antigua Caja Madrid a incorporar otras entidades en su estructura, asumiendo a la vez los activos tóxicos de la burbuja inmobiliaria y los lotes de productos financieros de riesgo. Una vez fundada Bankia, la salida a bolsa de la entidad fue otro fracaso. Con una cotización de lanzamiento de 3,75 euros y en el contexto de crisis abierta los inversores ningunearon los títulos de la entidad y se produjo el descalabro. Quedó patente el agujero financiero de la entidad y el Ejecutivo tuvo que salir al paso e intervenir la entidad. A los primeros 4.400 millones inyectados por el Gobierno central les siguieron otros 19.000 millones del rescate bancario europeo.

Artículo relacionado: Bankia: preferentes e inmobiliaria, la historia de un derrumbamiento bancario

El desafío para Goirigolzarri ha sido titánico. Entró en una entidad cuya solvencia era puesta en duda a diario y desayunando con titulares acerca de cómo Bankia había engañado a sus accionistas o a los ahorradores a través de las tristemente famosas “acciones preferentes”. El proceso de reestructuración de la entidad se dio por finalizado en noviembre de 2013 con el cierre de sucursales. En total, la entidad a clausurado 1.100 oficinas y había despedido a más de 4.000 trabajadores. Pero el plan de reestructuración aún no ha concluido. Antes de abril de 2014 Bankia tiene la intención de abordar una nueva reducción de plantilla que afectará a los servicios centrales. Otra de las obligaciones ha sido la de desprenderse de sus participaciones en otras empresas. Así, Bankia ha vendido sus acciones de Mapfre, IAG o su filial inmobiliaria Bankia Habitat. El equipo de Goirigolzarri ha hecho todo lo posible por hacer caja y sanear los agujeros en las cuentas de la entidad.

Todo lo necesario para que el regreso de Bankia al IBEX-35 sea también el punto final al capítulo más negro de su Historia. Revigorizada con la liquidez y con una estructura menos costosa, la entidad regresará al selectivo madrileño como el cuarto banco español por capitalización con 11.700 millones de euros. El retorno de Bankia buscará a su vez, según se afirma desde la entidad, una vuelta a los orígenes del negocio bancario, el préstamo a particulares y empresas. Solo hasta noviembre de 2013 la entidad había concedido créditos por valor de 12.929 millones de euros. Para 2014 el banco pretende alcanzar una cifra aún mayor.

Si desde el punto de vista económico y financiero el regreso de Bankia parece seguro y firme, en el plano de la imagen queda mucho por trabajar, pero eso ya no está solo en manos de la entidad. Los procesos judiciales que afectan a ex altos cargos de la entidad siguen trayendo a la memoria las prácticas poco justificables de personas como Miguel Blesa a quien se considera presunto cerebro de las emisiones de preferentes como medio para refinanciar la entidad a costa de sus clientes. Hasta que las responsabilidades por el saqueo de Bankia no queden claras, el futuro del banco estará lastrado por la imagen de su pasado.

Principales estafas en el mundo inmobiliario

Es hora de hablar de las estafas inmobiliarias. No se hablará de los peritajes fijados a conveniencia por los bancos, de los altísimos intereses, de las elevadas hipotecas que cuestan más que el inmueble en sí, ni de los miles de desahucios que dejan familias enteras sin hogar ni patrimonio. En esta ocasión, se hablará de las distintas modalidades a través de las cuales operan los pequeños estafadores inmobiliarios que se aprovechan de la ingenuidad, tanto de vendedores como de clientes.

Una de las más habituales es el falso vendedor. Por una parte, puede ser el inquilino del inmueble que se hace pasar por el dueño y solicita a los clientes una cierta cantidad de dinero como reserva, para luego desaparecer o no dar razón.

Otra modalidad es publicar un sugestivo anuncio de venta o alquiler de un buen piso a un muy buen precio. Cuando los interesados contactan al ofertante, por correo electrónico, este explica que se encuentra fuera de la ciudad, por lo que ofrece como alternativa el envío de las llaves para poder habitar la vivienda a cambio de una transferencia de dinero. Lo que el incauto interesado desconoce es que las llaves son falsas o que el piso no existe. Tal mezquino como las estafas en hoteles a personas mayores.

De modo contrario, el dueño o vendedor puede sufrir la estafa de supuestos interesados, generalmente extranjeros, que aseguran tener un capital en su país con el que comprarán el inmueble. Por ello, le piden al dueño que les preste dinero para regresar al país y realizar los trámites correspondientes, para luego desaparecer.

Dentro de esta modalidad hay una denominada rip deal o “timo de la estampita”, orientada a la supuesta compra de inmuebles de alto precio y puede afectar no sólo a particulares, sino a profesionales del sector. El protagonista es un supuesto inversor o millonario extranjero que contacta con el responsable de la venta. Una vez obtiene respuesta, acepta las condiciones y propone una cita para cerrar el negocio, sea en su supuesto país, en un aeropuerto o en un hotel. Una vez se realiza el encuentro, el timador pide como favor al vendedor que le cambie billetes de 500 euros por otros de menor valor. También puede solicitar el cambio de libras esterlinas o dólares explicando que en su país es complicado cambiarlos. Si el vendedor accede, los estafadores se valen de sus propios medios para conseguir el dinero a las buenas o a las malas.

El falso pago por adelantado también es otro instrumento de estafa. Un supuesto interesado contacta con el vendedor o propietario manifestándole su interés de compra o alquiler, aún sin conocer la vivienda, y como cierre del negocio. El timador propone adelantar una transferencia bancaria como fianza y, luego, le asegura al dueño que la transferencia ya se ha efectuado. Para ello, le envía un justificante falso de la transferencia. El engaño está en que supuestamente hubo un error y la cantidad transferida fue mayor que la pactada, así que el estafador le solicita la devolución del supuesto importe extra.

Estos son algunos de los más frecuentes tipos de estafa que también son utilizados por falsas agencias inmobiliarias. Lo importante no es sólo identificar estas modalidades y evitar el timo, sino denunciarlas ante las autoridades con el fin de desmantelar a los delincuentes.

Cómo alquilar la azotea para una antena de telefonía

La implantación paulatina de la telefonía móvil en España ha cambiado el paisaje de las ciudades. De repente, las antenas que posibilitan la amplia cobertura de datos y llamadas empezaron a poblar las azoteas de numerosos edificios, más allá de las polémicas creadas en torno a los posibles perjuicios contra la salud. Pero la instalación de dichas antenas no se lleva a cabo de forma gratuita, sino que puede suponer una importante fuente de ingresos para la comunidad de vecinos.

La instalación de una antena de telefonía móvil en la azotea de un edificio puede aportar hasta diez mil euros al año a la comunidad de vecinos. Las cantidades, no obstante, son variables y dependen de la ubicación y tipo de edificio. Es decir, del tamaño de la ciudad en la que se encuentra y su situación en la misma, distinguiendo entre el centro y el extrarradio.

Para poder instalar una antena de telefonía móvil es necesario contar con la aprobación de tres quintas parte de los propietarios, según establece la Ley de la Propiedad Horizontal. También es preciso obtener una licencia municipal, concedida por el ayuntamiento que comprobará las condiciones de seguridad, evacuación y estética de la antena. Además, es necesario realizar una inspección anual de mantenimiento de la instalación que garantice que sigue cumpliendo con toda la normativa.

No obstante, hay determinados propietarios que pueden estar en contra de la instalación de una antena de telefonía móvil. Por un lado, se encuentran los propietarios cuyas viviendas están directamente bajo la antena. Las principales objeciones que suelen presentar estos vecinos son la posibilidad de que la azotea no esté preparada como para sostener una instalación de este tipo, además de verse directamente influidos por las ondas y campos magnéticos de las antenas.

De igual forma, también pueden presentar objeciones los propietarios que se ven afectados por el tendido de los cables que dan servicio a la instalación. En general, los cables que unen la antena con el cuarto donde se ubican los sistemas de recepción de señal corren por los huecos de los lavaderos y tendido de ropas. El principal problema que presentan estos cables es su grosor que puede llegar a dificultar el uso adecuado del espacio disponible.

Por último, pueden verse afectados por la instalación de la antena aquellos vecinos cuyas viviendas vayan a estar ubicadas muy próximas al cuarto de máquinas donde se colocan todos los aparatos que posibilitan la recepción de la señal. Este tipo de maquinaria suele emitir calor de mucha intensidad, llegando a afectar a la habitabilidad de las viviendas.

¿Cómo asegurar coches de lujo? La problemática de jeques árabes y millonarios rusos

Asegurar un coche de lujo puede no resultar fácil. Al alto precios de la póliza se le une la dificultad de encontrar una aseguradora dispuesta a hacerlo. Problemas que quizá no lo sean tanto para quien puede permitirse un vehículo de altísima gama.

McLaren P1, LaFerrari y Porsche 918 Spyder tienen en común que son coches que cuestan la friolera cifra de más de un millón de euros. Jeques árabes, millonarios rusos, poderosos empresarios y algún que otro deportista de proyección internacional forman parte del escaso grupo de población que puede permitirse el desembolso económico que supone un vehículo de estas características. Para estas personas, adquirir un coche a un precio tal elevado probablemente no constituye problema alguno, pero encontrar quién se lo asegure a un precio razonable puede ocasionarles más de un quebradero de cabeza.

El problema que tienen los coches deportivos de élite, con muy alta potencia y prestaciones acordes a la calidad de su moderno diseño, es que, en ocasiones, son conducidos por personas que no cuentan con los años y la pericia al volante que la compañía aseguradora desearía a la hora de realizar un seguro a todo riesgo.

Son vehículos, además, que parecen hechos para correr, con motores muy potentes y diseños aerodinámicos, lo que incrementa aún más el riesgo de sufrir un accidente, especialmente si no se cuenta con experiencia a la hora de conducir una máquina de estas características. Por otro lado, el lujo de sus acabados hace que se conviertan en codiciado objeto de deseo para los amantes de lo ajeno.

Los coches de altísima gama necesitan un seguro a todo riesgo personalizado, que se calculará teniendo en cuenta diferentes parámetros, entre ellos las características técnicas del vehículo, el uso que se pretenda hacer de él, sus prestaciones y el perfil de la persona que lo va a conducir habitualmente.

Existen compañías aseguradoras especializadas en coches de alta gama con motores de gran potencia, modernos deportivos o berlinas con todo lujo de prestaciones que no están al alcance de la gran mayoría de la población.

Lo más conveniente a la hora de asegurar un vehículo de estas características es dirigirse a estas aseguradoras especializadas y escuchar las ofertas de un seguro a todo riesgo, aun conociendo de antemano que todas ellas serán pólizas con un precio muy elevado, a la altura del vehículo que se va a asegurar. Un aspecto que, después de todo, constituye el menor de los problemas para quien puede gastarse un presupuesto tan abultado en un coche que, seguramente, pasará a ser uno más dentro del amplio parque de vehículos de su propiedad.

Cómo alquilar la azotea para publicidad

Aunque no es lo más habitual, puede ocurrir que determinadas comunidades de vecinos tengan algunas necesidades económicas que no puedan cubrir con las cuotas que deben pagar todos los vecinos. En la actualidad, por ejemplo, las viviendas que suelen embargar los bancos por los impagos de las hipotecas no suelen pagar las cuotas mensuales, generando un inesperado déficit en las comunidades de vecinos. De esta forma, y ante la falta de ingresos (hay edificios donde la mitad de las viviendas han sido embargadas por las entidades financieras), es bastante complicado cubrir los gastos corrientes y, más aun, determinados imprevistos.

Ante situaciones de este tipo, lo más habitual es recurrir al aumento de las cuotas de la comunidad o a las consiguientes “derramas”, es decir, un aporte extraordinario a las cuentas comunitarias. No obstante, también es posible conseguir algunos ingresos extras. Una de las formas de obtener dichos ingresos es alquilar alguna de las zonas comunes para ubicar soportes publicitarios. Lo más habitual es que las azoteas, las fachadas o las medianeras permitan ubicar anuncios de publicidad.

Por supuesto, llegar a un acuerdo de este tipo depende en gran parte de la ubicación del edificio, pues los publicistas buscan fachadas bien situadas que aseguren un buen tráfico de personas y vehículos. Sus estudios determinan que la publicidad en una fachada llama la atención de los que pasan a su lado una media de siete segundos. Además, los anuncios en las fachadas también se pueden colocar cuando se va a realizar alguna obra en el edificio. Así, los andamios utilizados para trabajar en la fachada pueden ser recubiertos, a su vez, con alguna lona publicitaria.

Para poder colocar un soporte publicitario en alguna parte del edificio, es necesario alcanzar un acuerdo por mayoría cualificada. Es decir, la Ley de la Propiedad Horizontal exige que tres quintas partes de los propietarios estén de acuerdo con el alquiler de un elemento común.

Una vez que se ha alcanzado el acuerdo entre los propietarios, es preciso obtener del ayuntamiento correspondiente una licencia de instalación. Los responsables municipales comprobarán que el soporte publicitario cumple con todos los requisitos legales en cuanto a seguridad, evacuación estética. La licencia tiene carácter anual, por lo que debe ser renovada una vez finalizado dicho plazo. Además, siempre es conveniente contratar un seguro de responsabilidad civil cuya póliza garantice la cobertura de cualquier daño ocasionado por el anuncio.

El plazo durante el cual se dispondrá del anuncio en las zonas comunes del edificio debe ser acordado entre la empresa publicitaria y la comunidad de vecinos, representada por el presidente o por el administrador. Todo depende de la zona a alquilar o, en su caso, del tiempo de duración de la obra que se vaya a llevar a cabo.

De esta forma, se pueden lograr hasta 30.000 euros mensuales, precio que se paga por las grandes lonas de cientos de metros cuadrados ubicadas en los edificios cuya fachada se encuentra en obras en ciudades como Madrid o Barcelona.

Como ahorrar en el depósito de gasolina. Conducción eficiente

Puede parecer increíble, pero todavía tenemos maneras de ahorrar al llenar el depósito de gasolina, y además solo con pequeños gestos que dependen de nosotros.

Si prestas atención a estos consejos, y aprendes a ponerlos en práctica, veras como te van a permitir hacer más kilómetros, gastando menos dinero, y además contaminando menos. Tu cartera, tu coche y el medio ambiente te lo agradecerán.

Artículo relacionado: Bidphoria: la web del ahorro

  1. Reduce siempre que puedas la velocidad: un coche gasta menos cuanto más levantas el pie del acelerador. Ahorro 3€.
  2. Reposta el coche siempre por la mañana: el motivo es que la gasolina tiene más densidad porque los tanques de combustible están fríos, de esta forma el depósito aunque parezca increíble se va a llenar un poco más. Ahorro 2€.
  3. Al arrancar no pises el acelerador: espera unos segundos una vez que hayas arrancado el coche, a continuación mete la primera marcha y lo antes posible la segunda.
  4. No lleves el coche muy cargado: un coche cargado lleva más resistencia, y esto a la larga se nota en el depósito. Viaja siempre que puedas sin baca para poner menos resistencia al vehículo, y cuanto menos cargado el maletero, mucho mejor. Ahorro 5€.
  5. Baja las revoluciones del motor: circula en marchas largas siempre que puedas y procura no superar las 3.000 revoluciones por minuto.
  6. Todo a punto en el coche: un coche circulando en buen estado, es un coche eficiente. Las ruedas en mal estado o los filtros de aceite deteriorados harán que tu coche consuma mucho más.
  7. Cuidado con el climatizador: no abuses de él, puede llegar aumentar el consumo de gasolina en 25%. Utilízalo de modo racional y si lo usas hazlo al mínimo. Ahorro 10€.
  8. Suavidad al volante: procura siempre que puedas mantener una velocidad constante, cuanto más aceleres y frenes más estarás consumiendo.
  9. Apaga el motor: por muy raro que te parezca apaga el motor si vas a estar parado más de un minuto. Ahorramos mucho más así aunque tengamos que volver a arrancar que si estamos con el coche parado y encendido.
  10. Sube las ventanillas: nada de desplazarse con ellas abiertas, o puede llegar a consumir un 5% más de combustible. Ahorro 2,5€.

Coeficiente de caja: las reservas mínimas de los bancos

Denominado también en los últimos tiempos como “coeficiente de reservas mínimas”, se entiende por “coeficiente de caja” el porcentaje en efectivo que debe mantener el banco y del cual no puede disponer para utilizarlo en inversiones o prestarlo en forma de créditos. Dependiendo del país, la cantidad varia, pues es algo que se fija para todas las entidades financieras. Incluso, puede que algunos bancos decidan mantener este requisito legal por encima del mínimo.

Para los países que tienen el euro como moneda, el Banco Central Europeo es el que decide cómo va a aplicarse el coeficiente de caja. Las autoridades europeas decidieron bajar el porcentaje obligatorio de reservas mínimas de los bancos nacionales de cada país del 2% al 1%.

La disminución implica que los bancos pueden prestar más y, por lo tanto, empresarios y particulares se beneficiarían de ello. Se entiende que se ha tomado esta decisión para fomentar el crédito y que la economía vuelva a remontar el vuelo después de la mala situación de los bancos. En el caso contrario, cuando se sube, las entidades están obligadas a guardar más y se reduce la actividad que se hace con lo restante. Muy pocas veces se hace esta clase de modificación en el coeficiente de caja porque el mínimo cambio puede romper la estabilidad que tanto miran los principales bancos de los países desarrollados.

Leer más en: Balance de la crisis: Los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres

Mantener esta cantidad en reserva supone un coste para las finanzas y pueden darse casos de cajas de ahorros o bancos que tienen que acudir a otros prestatarios para seguir un ritmo de crecimiento, porque no pueden disponer de lo que tienen en la reserva libremente. Para compensarlo, tienen un mes durante el cual las reservas pueden oscilar en torno al mínimo exigido siempre que, al final del plazo, la media alcance el porcentaje que requiere la ley. En el caso de que no se llegue en el último día a lo exigido, el Banco Central Europeo considera que no se ha cumplido con lo acordado y puede imponer sanciones.

El dinero restante se pone en circulación para que la economía funcione. Con estos ahorros virtuales, los bancos invierten en proyectos que benefician a la sociedad o particular que lo ha depositado o lo utiliza para obtener beneficios gracias a los intereses que cobran por financiar diferentes cosas.

El coeficiente de caja es parte esencial de la política monetaria para garantizar que se cubran las necesidades de las personas que han depositado el dinero en los bancos.

Los bancos también pueden guardar otros fondos, que son las reservas excedentarias. Esto no suele ser lo habitual, porque se puede producir un exceso de liquidez que es perjudicial si se quiere que el dinero circule y se invierta en otras partidas que puedan generar ingresos. Esta clase de fondos sí que dependen enteramente de las entidades financieras y son las que valoran qué cantidad les parece la más adecuada cuando analizan los beneficios que supone mover el dinero y los riesgos en los que incurren en el caso de que grandes cifras se retiren.