Nikkei: Historia del índice de la Bolsa de Tokio

Es el principal mercado de renta variable de Asia y el índice en el que más nos fijamos los inversores europeos cuando por la mañana (por la diferencia horaria) miramos cómo ha terminado la bolsa en Japón. El Nikkei es el principal índice del país nipón y uno de los más importantes del mundo, de hecho este parqué es el segundo más grande del mundo después de Wall Street. Es curioso pero su importante fue una de las consecuencias de la II Guerra Mundial.

Después de que Japón entrara en la contienda, EEUU dio réplica a su entrada en la batalla y consiguió que la balanza se inclinara finalmente del lado de los aliados. Japón quedó después de la guerra en una situación precaria y estaba además en el bando perdedor, así que aunque existía desde hacía años, la bolsa de Japón se unió a otras bolsas medianas del país para cumplir con la máxima de que la unión hace la fuerza.

El Nikkei lo conforman 225 compañías cotizadas y hunde la raíz de su nombre en un periódico. No, nos hemos vuelto locos… Fue un periódico japonés el que empezó a calcular el valor del índice a mitad del siglo XX, en 1950 y el nombre abreviado del periódico era precisamente Nikkei, así que el índice adoptó el nombre del diario. La evolución de la bolsa japonesa y de su índice principal ha sido paralela a la evolución del país, después de sufrir las consecuencias de la II Guerra Mundial (no olvidemos la bomba atómica de Nagasaki en 1945) consiguió reponerse a la situación a través de la alianza con otros mercados para comprar acciones. El país nipón también fue desarrollándose en la segunda parte del siglo pero la década de los 90 supuso un duro golpe para Japón.

Su economía infló una terrible burbuja inmobiliaria que explotó, con todas las consecuencias que ello conlleva. De hecho durante la época dorada, mientras en España se vivía la Movida Madrileña, en Japón el Nikkei casi llegaba a los 39.000 puntos. En la primera década del milenio después de que pinchara su burbuja y la economía dejara de ser el cuento de La Lechera, el índice se situaba por debajo de los 8.000 puntos.

El Nikkei ha sufrido las consecuencias no sólo de la economía -que también, marcó mínimos en 2008 con el sector bancario como lastre de la bolsa -sino también de la naturaleza, por ejemplo el tsunami de 2011 que afectó a la central nuclear de Fukushima provocó la caída del índice en más de un 10%. En el mes de octubre de 2013 el selectivo coquetea con los 15.000 puntos.