Mercado de materias primas: qué son las materias primas y como se valoran su precio

Las materias primas son aquellos materiales que se obtienen de la naturaleza y que después, con la intervención del ser humano, se transforman en otros materiales o en otras cosas, es decir, en productos manufacturados. De forma general, son todo aquello que se puede obtener de la tierra, ya sea en forma de minerales (la plata y el oro son los más codiciados por su valor) o como alimentos, materiales, gases, combustible…

Todo se extrae de la tierra, cierto, pero no todo cotiza en Bolsa. En los mercados se sigue sobre todo el precio del oro y del petróleo, pero hay inversiones más exóticas en café, zumo de naranja (vamos completando el desayuno),- algodón, plata, maíz y hasta ganado.

Generalmente, en el mercado de inversión, las materias primas se dividen en agrícolas, energéticas y metales preciosos. Son un mercado muy complicado para el inversor no experimentado porque tiene una alta volatilidad. Los precios de las materias primas son muy sensibles y se mueven con muchísima rapidez por lo que la inversión puede pasar del positivo al negativo en minutos.

Todas las materias primas son bienes reales y no propiamente financieros por lo que su cotización se ve afectada por causas financieras y por causas reales. Por ejemplo, el precio de la cotización del oro se verá afectado si se incrementa la demanda de oro y la extracción del metal precioso escasea, pero también se ve afectado por la situación financiera. Muchos expertos establecen que el oro es un valor refugio frente a las crisis financieras y recomiendan tener este activo en cartera cuando vienen mal dadas. En otro tipo de materias primas como el petróleo, influyen enormemente los conflictos políticos que hay en las zonas donde se extrae crudo. De igual forma, en las materias primas alimentarias influye por ejemplo la demanda que se estima que van a tener países en vías de desarrollo con la población creciendo rápidamente.

Por lo tanto, todas las materias primas se mueven al son de la oferta y la demanda, pero les afectan factores no financieros que hacen que sus precios fluctúen de manera importante. La excepción es el oro, el eterno valor refugio que, según algunos analistas, es mucho más seguro que el papel dinero. El oro siempre es oro mientras que el papel moneda es eso: únicamente papel.

Si se plantea invertir en materias primas puede hacerlo directamente en los mercados donde cotizan o a través de vehículos de inversión como fondos de inversión que tengan sus activos en estas materias o ETF que repliquen a alguna materia prima. Pero no es recomendable acudir a estos mercados sin formación previa, aunque el argumento que utilizan muchos inversores es que llevan una década incrementando sus cotizaciones que, por otra parte, es cierto. Esta subida se justifica por el crecimiento de los países emergentes, puesto que las primeras economías del mundo están muy estancadas en sus niveles de crecimiento poblacional y en el financiero han estado (creemos que podemos hablar ya en pasado) en recesión. Pero recuerde que rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.