Ganar dinero extra con la música

Los formatos en los que se vendía la música han quedado obsoletos. Desde los discos de vinilos hasta los CD’s, pasando por las casettes. Todos esos inventos dieron muchos beneficios, pero ya no se utilizan. Internet los ha desbancado a ellos y ofrece nuevas formas de hacer negocio.

La evolución tecnológica ha afectado en gran medida al sector de la música. Antes, los artistas se hacían millonarios con la venta de discos, pero ahora que los tiempos han cambiado y los soportes no son los mismos, dificultando el control sobre las copias que se realizan, deben buscar otra forma de ganar dinero extra.

La creación de iTunes por parte de Apple, o la web de Youtube, son las que más contribuyen al negocio de la música. A través de Youtube, se pueden dar a conocer infinidad de artistas que, en función de las visitas que obtengan, tendrán más ingresos. Esta página está muy bien para darse a conocer, pero dónde realmente está el dinero es en iTunes. Desde 2010, se ha convertido en el mayor proveedor de música del mundo, con la venta de 25 billones de canciones. Cifras desorbitadas que indican dónde está el negocio.

Aunque como se dice, “hecha la ley, hecha la trampa”. La piratería es una de las lacras a las que se enfrenta la industria de la música. Tras la aparición de las nuevas tecnologías para compilar y vender música, son muchas las páginas que permiten la descarga gratuita de canciones y álbumes. La lucha de los artistas contra estas prácticas es constante, pero es muy difícil eliminarlo, aunque existen otras aplicaciones que posibilitan la difusión de las obras musicales sin necesidad de acudir al pirateo.

El programa Spotify, por ejemplo, permite que los usuarios escuchen toda la música que deseen, de manera gratuita, pero sin posibilidad de descarga. De esta forma, los artistas, se llevan gran parte de los ingresos publicitarios y el programa tiene gran difusión.

Pero donde los cantantes obtienen la mayor parte de su sueldo es en las giras. Se trata de dar una serie de conciertos que, en función de la popularidad del artista, serán solo por España o también se incluirán fechas por el extranjero, con entradas de alto precio.

Si el artista es conocido a nivel mundial, las entradas se venderán sin problema al precio que sea. Es el caso de Bruce Springsteen. Allá donde va, triunfa. Las entradas de sus conciertos no suelen bajar de los 40 euros y siempre llena auditorios. Sus fans viajan al país que sea, para seguirle y verle cantar. Aunque no todos tienen una carrera musical que provoque tal aceptación. Hay artistas, a nivel nacional, que también consiguen llenar plazas de toros, con precios inferiores.

Para mantenerse en el negocio de la música hay que tener perseverancia, paciencia y un poco de suerte. Siendo la adaptación a los nuevos tiempos el factor que más impulsará cualquier carrera musical.