El control de los hijos a través del móvil

Nadie dijo que ser padre iba a ser fácil. Cuando los hijos cumplen cierta edad es normal que sus padres se preocupen por saber qué hacen, dónde van y con quién. Aunque los niños tienen que aprender solos no está de más que podamos echarles un vistazo de vez en cuando. Por este motivo ha salido al mercado un nuevo dispositivo para controlar a los hijos a través del teléfono móvil. Es una aplicación totalmente invisible que no se puede rastrear ni sabotear de ninguna forma. Gracias a ella se puede saber en cada momento dónde se encuentran sus hijos.

Funciona como un espía a través del móvil. Los padres interesados en utilizarla deberán contratar sus servicios a través de una página web. A partir de este momento se vinculará el número de teléfono de su hijo al servicio de esta aplicación. Ahora solo queda especificar qué parámetros se quieren controlar. Controla los desplazamientos, las alarmas y el calendario del teléfono móvil. De esta forma, los padres sabrán en cada momento dónde están sus hijos y podrán incluso establecerles límites horarios. A través de un mapa, los padres sabrán por dónde se mueven sus hijos.

Te interesa: Aumenta la venta de alarmas con la crisis

Esta aplicación ha sido creada principalmente para jóvenes de entre 10 y 18 años. Y es que en el momento en que cumplen la mayoría de edad el sistema de desactiva automáticamente. Es una buena forma de saber si los niños están en el sitio correcto en cada momento. Por ejemplo, se puede confirmar su asistencia a las actividades extraescolares. Este sistema tiene un control proactivo que confirma permanentemente la asistencia a determinados lugares y reactivo para alertar inmediatamente de las ausencias.

Lo mejor de todo para los padres espías es que el niño no tiene porque darse cuenta de que lleva esta aplicación en su teléfono. Aunque lo mejor para no tener problemas de comunicación es decirle a su hijo que lleve siempre su móvil encima. No es necesario confirmarle el alto grado de control que se está haciendo sobre él, pero si que se le puede informar de que con ese móvil estará siempre seguro. Antes de comenzar a espiar a un hijo hay que tener muy en cuenta lo que se va a hacer. Es bueno que los niños tengan libertad para desarrollarse y equivocarse por ellos mismos, aunque hay momentos en los que es necesario ejercer más control sobre ellos.

Hay ocasiones en las que los jóvenes toman un camino equivocado y se juntan con compañías que no deben. En estos casos es fundamental poder saber por dónde se mueve su hijo. Por otro lado si unos padres no tienen problemas de comunicación con sus hijos no es necesario ejercer tanto control sobre ellos. Aunque es una buena medida para ciudades grandes con mucho riesgo porque nos indicará en cada momento por qué zonas se mueve el niño. Es un sistema muy práctico que puede servirle a muchos padres para encontrar el equilibrio entre lo responsables que puedan ser los hijos y la libertad que se les otorga.