Cómo ganar dinero en YouTube haciendo vídeos graciosos

Tras comprar Youtube por más de 1.200 millones de euros en 2007, Google modificó la política de funcionamiento de la plataforma y por tanto las prácticas sobre cómo ganar dinero en YouTube. Era evidente que se tenía que encontrar una manera de asumir los costes de mantenimiento (y sobre todo, los de los 60 trabajadores con los que contaba el portal en aquella época) de una a la que acudían miles de usuarios al día. Así que Google abrió Youtube a la publicidad, una decisión que conllevó la aparición de auténtico profesionales del video de cinco minutos.

Los llamados “youtubers” o, castellanizado, “youtuberos” son gente que se dedica a hacer videos y subirlos a su canal de Youtube. El objetivo es conseguir suficientes reproducciones o visionados del video como para que les genere ingresos. Esta opción ha creado una nueva especie de profesionales que viven de la red, conocidos como bloggers, youtubers o gamers. Se trata de crear un canal y conseguir atraer el interés de los usuarios, por lo que sus temáticas pueden ser desde los más variado y oscilan entre los videojuegos hasta los consejos de salud y belleza. Aunque una de las opciones más habituales y la que congrega a un mayor número de usuarios son los que se dedican a los videojuegos, sobre todo por tratarse de un contenido que gusta a los más jóvenes, característica que comparte el creador y el usuario.

En cualquier caso, para ganar dinero en Youtube lo primero que se necesitan es un muy abundante número de visitas. Y para ello, hace falta crear contenido no exento de calidad. Si se cumplen ambas condiciones es posible despertar el interés de Machinima Company, una empresa que patrocina a los mejores youtubers hasta el punto de que algunos pueden presumir de obtener grandes sueldos, semejantes a los de altos ejecutivos.

Machinima capta a los creadores que mayor número de reproducciones consiguen en la plataforma y ofrecen unos dos euros por cada mil visitas. A cambio de estos ingresos, se añade publicidad a los videos más reproducidos o a los canales de los youtuberos más populares, de los cuales Google, como propietaria de la plataforma, se queda con un pequeño porcentaje. La gran ventaja es que Youtube ya cuenta con más de mil millones de usuarios que, de forma habitual, navegan por el portal en busca de contenido. Aunque quizá precisamente tal volumen también haga que sea muy difícil destacar. Por ello, es evidente que aquellos que lo consiguen reúnen ciertas características que les permiten tener éxito, ya sea por la calidad de sus videos, ya sea por la capacidad de conexión que tienen con el público.

Y aunque parezca que dos euros por cada mil reproducciones es una cantidad nimia, hay que tener en cuenta que los youtuberos más destacados cuentan sus seguidores por millones. Es decir, que tienen fieles seguidores que están esperando sus novedades (es conveniente subir dos o tres videos a la semana) y que, de paso, visualizan alguno de los videos anteriores. El resultado es que estos nuevos profesionales cuentan con unas 200.000 visitas diarias de media. Tan senillo como multiplicar.