¿Cómo asegurar cuadros de Picasso u otros artistas reconocidos?

El arte merece ser asegurado. Ningún coleccionista puede tener un cuadro de Picasso o de cualquier otro artista reconocido sin plantearse un seguro de la obra que cubra cualquier posible eventualidad que le pudiera afectar.

Una obra de arte está hecha para perdurar. Independientemente de si hemos adquirido un cuadro de un reconocido artista como inversión o para admirarlo cuando estamos sentados en el sillón de casa, lo cierto es que no debería pasar ni un solo día en nuestras manos sin que la obra sea asegurada.

En un país donde cada vez se da más importancia al arte como inversión y las exposiciones cada día traen a más público, el seguro de las obras se vuelve imprescindible. El tipo de cuadro y la proyección de su autor serán los parámetros fundamentales que nos harán valorar qué seguro resulta más adecuado para la obra.

Te puede interesar: Aumenta la venta de alarmas con la crisis

Si contamos con escasos cuadros y éstos son de artistas poco conocidos, podemos asegurarlos incluyendo su cobertura en nuestro seguro de hogar. La compañía aseguradora nos puede ofrecer incluirlos en la póliza a cambio de un incremento de su precio, que será más o menos alto en función del valor de la obra o el reconocimiento de su autor. Tendremos que elegir entre incluir a todos los cuadros en un mismo seguro o establecer una póliza individual para cada uno de ellos.

En el caso de poseer un cuadro de un destacado pintor, el valor de la obra aumenta considerablemente, por lo que el cuadro debe ser cubierto por un seguro específico. Este tipo de seguros está más orientado a coleccionistas privados, así como a empresas que cuentan con cuadros de gran valor u organizan exposiciones de cara al público.

Existen compañías aseguradoras especializadas en este tipo de seguros que pueden cubrir cualquier daño que pueda sufrir el cuadro, tanto si se lo infringe una persona, como si ocurre un siniestro en el lugar donde se muestra expuesto, pasando por un posible traslado, lo que da lugar al denominado “seguro clavo a clavo”. Con esta modalidad de seguros, el propietario del cuadro será indemnizado si la obra sufre daños como consecuencia de un incendio, un robo, una tubería en mal estado o un deterioro accidental del lienzo. También existen seguros que incluso pueden hacerse cargo del proceso de restauración.

Para llevar a cabo el seguro de una obra de arte, es posible que la compañía aseguradora nos obligue a establecer ciertas medidas de seguridad para proteger el cuadro. Estos requisitos pueden ser alarmas, puertas blindadas, estancias protegidas o traslados por compañías especializadas, que junto con las especificaciones del cuadro permitirán a la aseguradora concretar el precio del seguro.

Hay que tener en cuenta que un seguro de estas características no solo protege a la obra como tal, sino que también la convierte en un objeto perdurable, ofreciéndole la oportunidad de ser disfrutado por posteriores generaciones. Será nuestro pequeño granito de arena en medio de la inmensa playa que supone cualquier legado artístico para la humanidad.

Datos interesantes sobre los cuadros de Picasso:

Los cuadros de Picasso son parte de las obras más conocidas y aclamadas en todo el mundo.

Los cuadros de Picasso son tan valiosos ya que el fue el fundador del movimiento cubista, una de las vanguardias artísticas del siglo XX.

El arte de Picasso tiene periodos distintos.

Entre 1912 y 1915 Picasso y Braque desarrollaron la segunda fase del cubismo.