¿Cómo asegurar coches de lujo? La problemática de jeques árabes y millonarios rusos

Asegurar un coche de lujo puede no resultar fácil. Al alto precios de la póliza se le une la dificultad de encontrar una aseguradora dispuesta a hacerlo. Problemas que quizá no lo sean tanto para quien puede permitirse un vehículo de altísima gama.

McLaren P1, LaFerrari y Porsche 918 Spyder tienen en común que son coches que cuestan la friolera cifra de más de un millón de euros. Jeques árabes, millonarios rusos, poderosos empresarios y algún que otro deportista de proyección internacional forman parte del escaso grupo de población que puede permitirse el desembolso económico que supone un vehículo de estas características. Para estas personas, adquirir un coche a un precio tal elevado probablemente no constituye problema alguno, pero encontrar quién se lo asegure a un precio razonable puede ocasionarles más de un quebradero de cabeza.

El problema que tienen los coches deportivos de élite, con muy alta potencia y prestaciones acordes a la calidad de su moderno diseño, es que, en ocasiones, son conducidos por personas que no cuentan con los años y la pericia al volante que la compañía aseguradora desearía a la hora de realizar un seguro a todo riesgo.

Son vehículos, además, que parecen hechos para correr, con motores muy potentes y diseños aerodinámicos, lo que incrementa aún más el riesgo de sufrir un accidente, especialmente si no se cuenta con experiencia a la hora de conducir una máquina de estas características. Por otro lado, el lujo de sus acabados hace que se conviertan en codiciado objeto de deseo para los amantes de lo ajeno.

Los coches de altísima gama necesitan un seguro a todo riesgo personalizado, que se calculará teniendo en cuenta diferentes parámetros, entre ellos las características técnicas del vehículo, el uso que se pretenda hacer de él, sus prestaciones y el perfil de la persona que lo va a conducir habitualmente.

Existen compañías aseguradoras especializadas en coches de alta gama con motores de gran potencia, modernos deportivos o berlinas con todo lujo de prestaciones que no están al alcance de la gran mayoría de la población.

Lo más conveniente a la hora de asegurar un vehículo de estas características es dirigirse a estas aseguradoras especializadas y escuchar las ofertas de un seguro a todo riesgo, aun conociendo de antemano que todas ellas serán pólizas con un precio muy elevado, a la altura del vehículo que se va a asegurar. Un aspecto que, después de todo, constituye el menor de los problemas para quien puede gastarse un presupuesto tan abultado en un coche que, seguramente, pasará a ser uno más dentro del amplio parque de vehículos de su propiedad.