Cómo ahorrar en el seguro de coche

Tener un coche implica asumir una serie de costes económicos obligatorios, entre ellos el del seguro. Gracias a la situación actual y el nivel alto de competencia que hay en el sector de los seguros es fácil hacerse a una buena póliza, y sobre todo de buen precio. Como está claro que con la coyuntura económica los clientes buscan el máximo ahorro, aquí se presentan unas claves para adquirir un seguro de coche económico.

De entrada, si la persona no tiene coche pero está interesado en adquirir uno, debe tener en cuenta que las cuotas de las pólizas de seguro estarán determinadas en función del tipo de vehículo que adquiera, pues entre más alto sea el riesgo de accidente, mayor será la cuota del seguro a pagar. Por ejemplo, los vehículos con mayor cilindrada implican un riesgo mayor, por lo cual la póliza será más costosa.

Por un lado, comparar distintas ofertas de seguros es sin duda la primera condición para encontrar una póliza barata, así que para hacerlo lo más útil es utilizar los comparadores de seguros. Últimamente ha crecido el número de páginas web orientadas a ofrecer comparativas de precios de seguros de coche en línea, y lo mejor de todo es que identifican la póliza más adecuada para el usuario de acuerdo a su perfil. De esta manera, el comparador solicita los datos personales, y luego ofrecerá las opciones disponibles que más se adecuan, así que el usuario podrá comparar las distintas condiciones y cuotas de una manera sencilla. Algunos de estos comparadores son Rastreador, Acierto, Seguros.es, entre otros.

Artículo relacionado: Bidphoria: la web del ahorro

En esta perspectiva, al conocer las distintas opciones, el cliente contará con la información necesaria para tomar la mejor decisión, y en caso de que ya cuente con una póliza pero desee renovarla, una buena estrategia es contactar a la aseguradora para solicitar un descuento al explicar la oferta de precios de otras compañías.

Otro aspecto a tener en cuenta es que las aseguradoras harán todo lo posible para que el cliente adquiera más servicios de los que realmente necesita. De este modo, hay que descartar las coberturas que no son importantes para que la póliza tenga un precio menor. En realidad, escoger las coberturas dependerá de los riesgos a los que esté expuesto el conductor y el coche; tampoco se trata de descartar coberturas que es probable que se lleguen a necesitar en el futuro.

Entre tanto, ser un buen conductor tiene su recompensa. La mayoría de entidades aseguradoras tienen en cuenta aspectos como el historial de los clientes, los años de experiencia como conductor o la antigüedad del carné, para ofrecer pólizas de menor precio, e incluso realizan concursos y premiaciones para los buenos conductores.