Cómo ahorrar dinero en la nueva tarifa de la luz

Con la constante subida de la luz, no es de extrañar que los españoles requieran de trucos y malabares para no pagar facturas excesivas y cómo ahorrar dinero. Por lo general existe un desconocimiento por parte de la sociedad sobre el funcionamiento de las tarifas de luz de las compañías eléctricas. La mayoría estamos acogidos a la TUR, Tarifa de Último Recurso, que ofrece un precio fijado por el Gobierno en un mercado regulado pero con muchas ataduras.

En caso de no saber cómo cambiar nuestra tarifa podemos ajustar la potencia contratada a nuestras necesidades para no pagar dinero de más. Para ello podremos pasar a una tarifa con discriminación horaria, antes conocida como tarifa nocturna. Hay dos tarifas básicas que son compatibles con el TUR y que nos permitirán ahorrarnos unos euros. El Período Punta que tiene un precio más elevado y el Período Punta que es más económico. De lo que se trata es de programar nuestros horarios para gastar luz solamente cuando la tarifa nos lo permita.

El Período Punta tiene un horario de 12 a 22 horas en invierno y de 13 a 23 en verano, por lo que son diez horas al día en las que podemos utilizar nuestros aparatos. Por su parte, el Período Valle tiene un horario de 22 a 12 horas en invierno y de 23 a 13 en verano. 14 horas al día, todas ellas nocturnas en las que nuestro consumo provocará un claro descenso en la factura. Por ejemplo, si una familia pasa todo el día fuera de casa y solo está un rato por la mañana y por la noche, les conviene contratar esta tarifa. De esta forma solo pagarán el consumo que hagan. Es decir, que pagarán una factura reducida porque solo utilizan el suministro eléctrico a las horas contratadas.

Existen aparatos denominados ahorradores de luz que pueden facilitarnos un descenso en nuestra factura. Utilizan tecnología novedosa y se supone que solamente utilizan la energía necesaria y nada más. Se aprovechan de la energía residual, la que queda en los aparatos una vez apagados, y gracias a eso estabilizan la corriente eléctrica. Aunque realmente estos aparatos no son tan beneficiosos como parece. Su única función es corregir la potencia de aquellos aparatos que lo permitan y conseguir reducir la energía reactiva.

Sin duda la mejor manera de ahorrar luz y energía eléctrica es utilizando solamente la necesaria. Si no encendemos aparatos que no vamos a utilizar ni dejamos durante horas ciertos electrodomésticos podremos ahorrar en nuestra tarifa a final de mes. Con el desarrollo de las nuevas tecnologías se han creado algunas aplicaciones móviles que permiten echarnos una mano para no pasarnos con el consumo.

Standby Check es una aplicación muy útil que nos dice qué aparatos de nuestra casa están gastando energía sin ser utilizados. Es decir, tiene un detective de energía que le dice al usuario cuánta energía podría estar ahorrándose si desconectase ciertos aparatos electrónicos. Electrocalculator nos ayuda a conocer el gasto que hace cada electrodoméstico de nuestra casa. Se trata de saber exactamente cuánto consumen nuestros aparatos y cuál es la mejor forma de utilizarlos para reducir el consumo de nuestra factura de la luz.