Coches siniestrados en venta, ¿es necesario asegurarlos?

Si tu coche ha sido declarado siniestro total, puedes venderlo. Como propietario, tienes la obligación de pagar la cantidad anual que estipula el seguro contratado, pero el comprador puede darlo de baja para no tener que afrontar este gasto.

Un coche puede ser considerado siniestro total por varios motivos, entre ellos haber sufrido un accidente que lo haya dejado inutilizable, a criterio de la aseguradora. Normalmente, las compañías de seguros consideran que un vehículo es siniestro total cuando la reparación del mismo es superior al valor asegurado. Una vez tomada la decisión por parte de los peritos, se le comunica al propietario, junto con una propuesta de indemnización.

Existen empresas especializadas en comprar los coches siniestrados, que pueden ser llevados al desguace o bien recuperados para volverlos a introducir en el parque de automóviles. Estas compañías no solo se encargan de valorar y realizar toda la gestión de la compra del vehículo accidentado, sino que también se ocupan de su recogida y traslado, así como de la gestión administrativa correspondiente a la transmisión de vehículos en la Dirección General de Tráfico.

Leer más en: Aspectos a tener en cuenta para comprar un coche por Internet

Hay una duda recurrente entre las personas que sufren un accidente y ven cómo su coche ha sido declarado siniestro total: ¿qué pasa con el seguro del coche que habíamos contratado? La respuesta para el propietario del vehículo es sencilla y no muy favorable para sus intereses: hay que pagar la cuota anual íntegra que se tenía acordada con la compañía aseguradora, incluso si tenemos el pago de la prima fraccionado y aún nos quedan fracciones pendientes.

El hecho de haber dividido el pago de la cuota no exime, pues, de abonar la suma íntegra anual de la póliza. Sin embargo, algunas compañías aseguradoras pueden aplicar una suspensión de garantías y derivar la prima no consumida a un nuevo coche, en el caso de que optemos por comprar otro vehículo y continuar con la misma aseguradora.

En cuanto al comprador del vehículo siniestrado se refiere, puede dar de baja al mismo de forma temporal o definitiva en el Registro de Vehículos de la Dirección General de Tráfico. Esta es la única fórmula existente para no tener que hacer frente a un seguro de coche.

Artículo relacionado: Cómo ahorrar en el seguro de coche

Si el vehículo es llevado al desguace se procede a la baja definitiva del mismo, pero en el caso de las empresas que compran coches siniestrados para recuperarlos, la fórmula más habitual es realizar una baja temporal del vehículo durante el tiempo que dure su reparación. De esta manera, tampoco se tiene que hacer frente a impuestos como el de circulación.

Cuando el vehículo esté totalmente recuperado y listo para ser vendido como coche de segunda mano, habría que volver a darlo de alta en el Registro de Vehículos de la Dirección General de Tráfico. Y en el caso de que sea comprado, el nuevo propietario sería el encargado de contratar un seguro para el coche que está adquiriendo.