Blue Chips: las mejores acciones para invertir de forma segura

En estos momentos tan delicados en los que se encuentra la economía española y la economía mundial es difícil encontrar un hueco donde deslumbre la esperanza y la posibilidad de crecer financieramente. Con la aparición de la crisis, desde hace un lustro, inclusive un poco más, es complicado buscar algo que ofrezca confianza y seguridad.

Las medidas de ajuste del ejecutivo español están en plena ebullición, con recortes y congelación del salario de los funcionarios. De igual forma, las empresas están cortando las alas a cuantiosos trabajadores despidiéndoles sin ningún tipo de justificación y con la excusa por parte de los altos directivos de reducir costes en la compañía amparándose en las posibles pérdidas. En muchos casos, será cierto, pero, entre líneas, en muchas empresas se aprecia cómo están aprovechando la oportunidad para abaratar el coste de las plantillas incorporando trabajadores más jóvenes y liberándose de los más antiguos.

Sin embargo, los directivos se han subido y seguirán aumentado sus jornales, contando entre ellos a políticos, altos empresarios y ejecutivos de empresas importantes, directivos bancarios y otra serie de compañías. Por ejemplo: cuando Rodrigo Rato fue el presidente de Bankia llegó a cobrar al año casi tres millones de euros. También el presidente de Novagalicia cobraba cantidades similares para que, después, se descubriera que eran ellos y el resto de corruptos los que se lucraban aún más cobrando millonadas en dinero negro. Por eso, es complicado buscar un resquicio de luz entre tanta oscuridad.

Una de las opciones más viables y en la que se puede sacar algo de dinero y de beneficio es a través de los blue chips. Este término hace referencia a los valores máximos de una empresa ya consolidada en el sector que ofrece unos valores mínimos de volatilidad y que está asentada en el mercado del panorama nacional e internacional. Es una manera correcta para sacar algo de beneficio, porque se garantiza que la empresa tiene una gran liquidez y obtiene grandes cantidades de ingresos.

Las acciones de las compañías españolas que se encuentran en una posición más o menos tranquilizadora y que permiten confiar en ellas son, por ejemplo, Banco Santander, Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), Repsol, Telefónica e, inclusive, Mediaset, que aparece como el único medio de comunicación que está teniendo bastante éxito en España. Son compañías que han mostrado solidez y confianza a lo largo de muchos años tanto en el país ibérico como en sus expansiones internacionales.

Así, Banco Santander se encuentra en Iberoamérica o en grandes zonas de Londres. Además, participa y ofrece publicidad en numerosos deportes como la Fórmula 1 o la NBA; un modelo que también imita BBVA al patrocinar la Primera División de fútbol española que, en estos últimos años, se conoce como la Liga BBVA.

Son empresas que muestran y otorgan confianza a empresarios, inversores y personal anónimo. Buenas opciones en momentos de crisis porque, a pesar de la situación, ellos siguen mirando hacia delante e invirtiendo en otras zonas del mundo, condiciones que otorgan liquidez a cualquiera. Cuando un empresario o un inversor tiene aversión al riesgo, es decir, que no le gusta arriesgar y se va a un montante más seguro, las blue chips se convierten en una opción muy viable y muy recomendada porque es muy difícil que quiebren.

A todo esto y a modo de anécdota, indicar que lo contrario de las blue chips se llaman chicharros.