Big Data y Data mining: ¿nuestras vidas expuestas a gobiernos y empresas?

El rápido desarrollo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación de los últimos 20 años está abriendo las puertas a que empresas y gobiernos tengan la posibilidad de acceder a grandes cantidades de datos particulares de los ciudadanos. Cada vez que realizamos una compra con tarjeta, bien en un establecimiento, bien a través de Internet el dato queda reflejado en los servidores del banco. Nuestras llamadas telefónicas, nuestras fotografías digitales, e-mails, visitas a páginas web, todo son en resumidas cuentas datos que dibujan un perfil de nuestros hábitos y costumbres. Y esta información es muy útil tanto para las administraciones públicas como para las empresas.

El problema con que se han encontrado las compañías a la hora de analizar todos estos datos es que el volumen que se genera día a día de información es enorme y además crece de forma exponencial. Con cada nuevo usuario de un smartphone o de un ordenador, el número de datos aumenta. Para poder lidiar con este problema se han desarrollado dos sistemas de análisis que están saliendo a la luz pública en fecha reciente: Data Mining (Minería de datos) y Big Data (Grandes datos).

Artículos relacionados: Black hat SEO, ¿una opción de marketing más?

El Big Data es el último de ellos. Mediante una configuración de distintos software se clasifican, ordenan, comparan, cruzan y en general se trabajan grandes cantidades de datos (del orden del exabyte, es decir, un cuatrillón de bytes o 1018) a fin de descubrir patrones de comportamiento que puedan ser utilizados. En el campo económico y empresarial, los resultados obtenidos del análisis Big Data puede ser empleado para realizar campañas acotadas de ofertas para clientes que piensen en cambiar de compañía telefónica, por ejemplo, o para ofrecer productos bancarios especializados a sus clientes.

El Data Mining fue el paso previo al Big Data. En este caso se refiere a las técnicas y medios tecnológicos empleados para el rastreo de bases de datos con el fin, de nuevo, de extraer patrones de comportamiento o reglas que expliquen sucesiones similares o iguales datos. En resumidas cuentas, Data Mining es el antecedente de Big Data.

Sus aplicaciones no se reducen solo al campo comercial o empresarial. En la investigación académica o científica pueden ser también útiles ya que el método científico busca de nuevo patrones de comportamiento que puedan explicar fenómenos naturales o sociales. Además, en el campo de la lucha antiterrorista también se viene aplicando las técnicas de Data Mining y Big Data. De hecho, es a partir de las revelaciones de Edward Snowden sobre la NSA que el gran público ha empezado a conocer lo que son estos métodos que las agencias de inteligencia emplean a fin de monitorizar las actividades de organizaciones criminales, y, lamentablemente también de los ciudadanos.