Becas Erasmus: el tijeretazo a las ayudas a los estudiantes en el extranjero

Uno de los mecanismos que mejor acogida ha tenido en las universidades en los últimos años para facilitar la movilidad internacional de los estudiantes son las llamadas Becas Erasmus. Este programa europeo de intercambio de alumnos está dotado con una cuantía que los estados miembros adjudican a aquellos alumnos que quieren cursar una parte de sus carreras en universidades de otros países del continente.

El pasado 29 de octubre saltó la alarma entre miles de estudiantes que llevan ya varios meses en países extranjeros al conocerse que el Ministerio de Educación había dado orden de cancelar el pago de la parte de la beca que gestiona este departamento. Esta medida, de haberse llevado a efecto no habría afectado a aquellos alumnos que ya dispusiesen de la beca del Ministerio de Educación, otro subsidio destinado a aquellos alumnos con rentas más bajas.

La cuantía total de la beca es variable en función de la universidad de origen del estudiante y de la comunidad autónoma en que reside, pero el Ministerio aporta una parte a esta cuantía a todos los alumnos españoles.

Esta parte fue la que el Ministerio, alegando que la UE había dado instrucciones de restringir las ayudas y solo concederlas a los estudiantes con rentas más bajas, mandó paralizar. Sin embargo, el fuerte rechazo que siguió al anuncio y el carácter retroactivo que tenía la medida –el curso ya está empezado y los alumnos que han decidido participar en el programa ya están en sus respectivos destinos—ha hecho que el ministerio haya dado marcha atrás; pero no del todo.

El día 5 de noviembre, el ministro José Ignacio Wert, declaró que el Ministerio de Educación hará frente al pago de su parte de la beca Erasmus pero que lo llevará a cabo mediante una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado –lo que significa que la partida destinada a las Becas Erasmus ya había sido recortada en los mismos de antemano, pasando de 37 millones de euros para el curso 2012-13 a 15 millones de euros en el 2013-14—. De este modo, al menos durante este año, los estudiantes percibirán la misma cuantía desde el departamento que dirige Wert. Sin embargo, la polémica orden no se ha retirado, sino que solo ha quedado en suspenso y el año que viene puede llevarse a efecto.

En el caso de que la orden se hubiese llevado a efecto, la única cuantía que algunos de estos estudiantes habría recibido es la de 115 euros mensuales que otorga la Comisión Europea. El ministerio ha fijado un tope para la ayuda de 300 euros mensuales, que este año sí recibirán todos los estudiantes.

El Programa Erasmus es uno de los mejor valorados por los estudiantes por lo que tiene de experiencia vital –no solo lo respectivo a las famosas “fiestas Erasmus”—ya que permite estudiar en otras universidades, mejorar los conocimientos de idiomas y aprender otras culturas. El Programa Erasmus es un pilar también de la construcción europea en tanto que acerca a los jóvenes de los distintos países del continente. Si el Ministerio decide seguir adelante el curso que viene con esta medida puede dar un golpe muy fuerte a uno de los programas más útiles que se han creado a nivel europeo.