Barclays Bank: mucho más que un banco online

No hay nada como la tortilla de patata y el aceite de oliva, lo español es lo español… Pero hemos de quitarnos esa reticencia que asoma a nuestro pensamiento cuando nos planteamos la posibilidad de gestionar nuestras finanzas en entidades financieras extranjeras. Internet ha abierto el camino para poder gestionar nuestros ahorros y nuestro dinero a través del ordenador en cualquier banco europeo.

Barclays Bank es una de esas entidades que ya han hecho los deberes. No vamos a decir que no ha sufrido el azote de la crisis porque todas las entidades financieras lo han sufrido, pero ha sabido reponerse y, en el primer semestre del año, ha vuelto a los números azules en sus resultados. Así, ganó más de 800 millones de euros en los tres primeros meses de 2013 frente a los números rojos que presentó en el mismo periodo del año anterior.

La entidad abre la puerta a sus clientes no sólo a través de su página web, sino que es posible tener en la palma de la mano todo lo que nos haga falta saber sobre nuestras finanzas si tenemos un Smartphone, puesto que cuenta con una aplicación sencilla e intuitiva para el usuario.

Sea cual sea el perfil que tengamos como inversores podemos encontrar nuestro sitio en Barclays porque cuenta con todos los productos que puede querer tener un ahorrador, además de una cuenta corriente sin comisiones. Además, ofrece la opción de plantearse el futuro con ellos porque cuentan con variedad de planes de pensiones que permiten organizar el ahorro para cuando llegue la jubilación.

Además, Barclays no ha cerrado el grifo de sus hipotecas a particulares para la compra de vivienda, si bien cumple con las recomendaciones establecidas por el Banco de España para adjudicar una hipoteca que están escritas bajo el amparo del sentido común.

Pare un momento y piense… ¿Cree lógico que la letra de su piso se coma el 90% de su salario? ¿Puede vivir con 100 euros si cobra 1.000 y paga 900 de hipoteca? No, ¿verdad? Pues no es ninguna exageración, muchos ciudadanos están atrapados en hipotecas salvajes que firmaron en su día sin aplicar el sentido común. Por lo tanto, si su perfil realmente es adecuado para la adquisición de una vivienda a través de una hipoteca, Barclays se la va a dar en condiciones óptimas, con un diferencial moderado.

Si hacemos caso al refranero español que dice que más sabe el diablo por viejo que por diablo, deberíamos fijarnos en este banco, puesto que fue el pionero en el uso de tarjetas de crédito en el continente europeo, allá por la década de los 60. Siguiendo la misma línea, ahora se ha adaptado a los nuevos tiempos como nadie para dejar todo a mano a sus clientes a “golpe de click”. Y es que hasta la solicitud de préstamos se puede realizar sin necesidad de ir a una oficina bancaria.

Barclays es, además, una entidad transparente. Ya en 2012 fue el banco que mayor grado de transparencia aplicaba en sus explicaciones, según un estudio de calidad a la banca que se elabora anualmente.