Balance de la crisis: Los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres

Mientras millones de personas en el mundo, y por supuesto en España, se han visto perjudicadas tras la crisis gracias al aumento del desempleo, la disminución de su capacidad adquisitiva, o a los recortes en materia de servicios de seguridad social, de forma inversa los más ricos han duplicado su fortuna desde el 2009.

Así lo ha demostrado Wealth-X and UBS, consultora que analiza las finanzas de las personas con mayor riqueza del mundo. En su informe anual, la consultora dio a conocer que los multimillonarios obtuvieron el doble de riqueza tras la crisis: de 3.100 billones de dólares en 2009 pasaron a tener 6.500 billones de dólares en 2013, cifra comparable con el Producto Interior Bruto (PIB) de China, o con el 45% del de Estados Unidos. Pero no sólo aumenta su fortuna -equivalente al 10 por ciento del producto bruto mundial- sino también el número de ricos: mientras en 2009 había 1.360 millonarios, hoy hay 2.170.

La causa del aumento de los ricos y de su fortuna ha sido el auge del mercado financiero, la banca y la inversión, sostenido gracias al capital que le ha inyectado la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco Central de Japón. Estas estrategias de rescate lo que han hecho es flexibilizar el mercado, al dotarlo de liquidez mientras las tasas de interés disminuyen, lo que se traduce no sólo en una mayor libertad para los ricos de operar, sino también de ganar mucho más dinero, por supuesto a expensas de las subvenciones de los organismos centrales que provienen de las arcas públicas. Pero estas medidas en vez de parar, se siguen intensificando. Tan sólo a principios de noviembre de este año el BCE disminuyó su tasa de interés, de 0,5 a 0,25 por ciento.

Otro dato del informe tiene que ver con disparidad en la ubicación geográfica de los multimillonarios. La conclusión es que ellos viven en los corazones financieros, de ahí que en Nueva York habiten 96 multimillonarios, en Hong Kong 75, en Moscú 74 y en Londres 67.

Y mientras la salud y la educación se recortan, o aumentan los índices de paro, o la edad de jubilación, y en general baja la calidad de vida tanto en España como en la mayoría de países de Europa y en Estados Unidos, según el informe de Wealth-X and UBS los multimillonarios gastan exorbitantes sumas en bienes de lujo como yates, obras de arte, jets y aviones privados, coches, moda, etc., que se estima equivalen a 126.000 millones de dólares, cifra que supera el PIB de un país pobre como Bangladesh.

Para poner en contexto las cifras, Naciones Unidas ha calculado que para ponerle fin al hambre mundial se requeriría una inversión anual de 30.000 millones de dólares, capital que de sobra se encuentra en los bienes inmobiliarios de los ricos, que son cercanos a los 169.000 millones de dólares; no más en España los más ricos poseen 74.000 millones de dólares. Pero los expertos subrayan que esta sería tan sólo la primera etapa del aumento de los multimillonarios: según los pronósticos, la cantidad de magnates hasta el 2020 llegara a 4.000 personas, lo que ampliaría aun más la brecha social, y deja entrever que los ricos seguirán haciéndose más ricos a costa de los pobres.