¿Se evaporarán los polos algún día?

El planeta es ese lugar en el que cohabitamos cientos de especies desde hace miles de años. Es nuestro hogar y seguramente todos queremos que lo siga siendo para las futuras generaciones. El problema es que la contaminación, el cambio climático y el mal uso del medio ambiente están acelerando la desaparición de ciertos elementos del planeta. Hace 20 años era impensable que los polos pudieran desaparecer de la tierra, y ahora sabemos que en 1.000 millones de años no quedará ningún resto líquido sobre la superficie.

Así lo han demostrado un grupo de científicos de franceses. Pese a que preveían que este fenómeno sucedería unos milenios antes por la constante radiación solar, se ha demostrado que esto no sucederá hasta dentro de 1.000 millones de años. Lo que demuestra que la tierra tiene fecha de fin y que la humanidad se extinguirá miles de años antes. Antes de que todo esto suceda hay que hacer ciertas comprobaciones para demostrar que los dos polos se derretirán.

El Sol emite radiaciones que causan la evaporación del agua terrestre a diario. Este dato lleva constatándose desde hace más de 30 años. Con el paso del tiempo se ha descubierto que la radiación solar se ha ido incrementando, de manera que la temperatura terrestre ha ascendido considerablemente en los últimos años. Además la evaporación del agua terrestre va sucediéndose de manera progresiva. Llegados a este punto cabe mencionar el conocido efecto invernadero.

El efecto invernadero es el fenómeno por el que determinados gases que componen la atmósfera retienen parte de la energía que la superficie emite por haber sido calentada por la radiación solar. Es decir, que este fenómeno evita que la energía vuelva al espacio inmediatamente. Se trata de retener esos gases durante más tiempo para que no provoquen ciertos daños en la capa terrestre. El problema es que con el comportamiento de la humanidad este fenómeno se ha visto desestabilizado.

El nuevo modelo desarrollado por los científicos franceses es capaz de predecir con precisión de qué forma evoluciona el medio ambiente. De esta forma se puede calcular la manera en que la circulación atmosférica distribuye el calor a lo largo de la superficie terrestre. Antes no había sido posible hacer una estimación fiable del momento en que se produciría la evaporación de los polos porque se utilizaban modelos astrofísicos. Con el nuevo modelo, que analiza desde las diferentes estaciones hasta las nubes, podemos saber con certeza que en 1.000 millones de años los polos estarán completamente derretidos.