¿Qué quieren ser los niños de mayores?

Los niños son el futuro del país, así que para poder tener una aproximación de lo que será el futuro hay que preguntarles a ellos por lo que quieren ser de mayores. Pues bien, la Fundación Adecco ha desarrollado su IX Encuesta Qué quieres ser de mayor, en la que precisamente se les formuló a 1.700 menores de entre los 4 y 16 años de edad esta pregunta.

Lo más preponderante de los resultados es que el 36% de los niños españoles desean ser deportistas o trabajar en este sector; de este 36%, un 26% quiere ser futbolista, mientras que el 24% de las niñas quieren convertirse en maestras.

Tal vez sean los recientes casos de corrupción, o el cada vez más devaluado concepto que hay de los políticos dentro de la opinión pública. Lo cierto es que sólo un 4% de los niños quiere ser político, lo que la convierte en la profesión menos anhelada.

Asimismo, al parecer los niños no ven la necesidad o no tienen el deseo de abandonar el país en el futuro para ir en busca de trabajo, pues el 47,6% manifiesta que no tiene intención de salir al extranjero, frente al 28,7% que expone que sí se iría si se presenta la oportunidad; entre tanto, el 23,6% responde que no sabe lo que haría si se da el caso.

También los resultados de la encuesta destacan que respecto a las profesiones que tienen que ver con las tecnologías de comunicación e información, la de ingeniero se ubica en el tercer lugar de preferencia, mientras que la de informático en el noveno, únicamente por los hombres. Ahora, respecto a la creación de empresas, los sectores más apetecidos son el de videojuegos, el cuarto puesto, y en el de la informática en el quinto, también preferidos por los niños varones.

Al parecer los niños son más que consientes de que la crisis es un problema que tiene que empezar a resolverse desde la clase política del país. Como lo expone el informe, el 17,3% de los niños encuestados considera que para salir de la crisis “hay que dar un cambio a fondo en la composición de la clase política española. Para ellos, los representantes democráticos son los máximos responsables de la mala situación económica que atravesamos”.