Organizar eventos de Navidad para empresas a precios competitivos

Hubo una época dorada en la que la Navidad en una empresa significaba opíparas cenas y surtidas cestas con las que los trabajadores eran agasajados para celebrar las fiestas, pero aquellos años parecen haber llegado a su fin. Hasta en esto se ha notado la crisis, a fin de cuentas, es una partida que los directivos de una compañía pueden ver como poco productiva y pasarle la tijera sin mayor remordimiento.

Pero aún así, los trabajadores de las empresas siguen intentando mantener el espíritu festivo. Si la dirección ha optado por reducir el gasto recortando la cena, son muchos los empleados que han decidido montar por su cuenta una celebración con los compañeros. Desde hace unos años, el fenómeno va por el derrotero de que la cena de empresa se ha convertido en una reunión que se pagan los propios trabajadores. Del total de comidas y cenas navideñas que se celebrarán en los próximos días se calcula que solo el 30 por ciento correrán a cargo de las empresas. Esto es un 10 por ciento menos que el año pasado.

No obstante, sí se ha notado una leve mejoría en el número de reservas. Los restauradores ven en la campaña de este 2016 un aumento de las reservas navideñas. Para los restaurantes, este año puede mejorar por volumen de clientes si se cumplen las previsiones ya que han optado por mantener los precios de los menús en el rango entre 25 y 50 euros. La crisis no da para grandes incrementos, ya que los clientes van con la idea de gastarse entre 25 y 35 euros, la cantidad que destinaron el año pasado a este tipo de celebraciones.

Otra de las maneras que las empresas han tenido de capear la crisis sin llegar a cancelar su celebración de Navidad ha sido cambiar el tipo de evento. En lugar de una comida o una cena algunas empresas han preferido gastar menos organizando un cóctel, para el cual hay algunas empresas para eventos Madrid. Incluso desde un punto de vista de promover las relaciones de compañerismo, un acto de estas características se presta mejor a relacionarse con los compañeros ya que permite conversar con otras personas más allá de quienes se sienten a la izquierda y la derecha de uno.

La leve mejoría económica de este segundo semestre del año podría ayudar a la recuperación de las cestas navideñas, eso sí, mucho menos llenas que hace una década. Según datos del sector, el periodo de la crisis ha llevado a la desaparición de un 30 por ciento de las empresas dedicadas a este producto.

Eso sí, hay que estar atento a lo que se hace en las cenas y no dejar que la situación se vaya de madre. Las celebraciones pueden ser un buen ámbito para socializar pero nunca hay que olvidar que al día siguiente el jefe seguirá siéndolo. El alcohol puede ser la perdición de más de una lengua y de una reputación, así que, ojo con el vino y los licores.