Neuschwanstein, un castillo que transporta en el tiempo

De refugio a atracción público. Ese fue el cambio que atravesó el Castillo de Neuschwanstein, construido originalmente para el rey Luis II en el año 1886. El sitio servía, en aquellos días, como alojamiento para los días en que el rey deseaba alejarse de la vida pública.

Su panorama actual es distinto. Actualmente es uno de los castillos más concurridos de toda Europa. Sus instalaciones reciben a aproximadamente 1.4 millones de visitantes todos los días. La belleza del castillo es tanta, que este sitio también es conocido como “el castillo de cuento de hadas” en referencia a su arquitectura neogótica que combina la naturaleza que rodea el lugar. Construido con grandes espacios interiores, las habitaciones que fueron diseñadas para alojar a una sola persona, hoy pueden acoger a 600 visitantes que gustan de paredes de piedra, pasadizos e historia.

Aunque es un fuerte con varios siglos de antigüedad, la modernidad de aquella época no pasó de largo en el castillo. Se dice que durante su construcción, el rey pidió que se hicieran algunas adhesiones. Características como calefacción central de aire caliente; desagües automáticos; agua corriente tanto caliente como fría; e incluso posee una línea telefónica de la época. Todo eso con la finalidad de que el castillo pudiera ofrecerle al rey un ambiente acogedor, de descanso, donde pudiera encontrar un mundo imaginario y poético, siempre rodeado de pinturas cuyas inspiraciones provenían de obras de Richard Wagner.

Aquel lugar de fantasías es uno de los sitios más visitados de Alemania, pues encanta a los turistas con sus pasillos de arquitectura romántica, pinturas reconocidas y espaciosas habitaciones.

Los tours privados al castillo de Neuschwanstein en Munich mediante la compañía de Vive Alemania Tours están disponibles casi todo el año. Uno de los métodos más frecuentas para llegar hasta el fuerte es en tren regional. También existe una segunda opción más cómoda, que es mediante el alquiler de un chofer personal que lleva a los pasajeros hasta las puertas del lugar. Como parte de los beneficios del paseo, el tour ofrece pases para evitar las largas filas a la entrada, así como también un guía turístico profesional que guiará al grupo mientras relata más detalles del castillo, la vida del rey Luis II, y demás sucesos que forman parte del Castillo de Neuschwanstein.