Los peligros de escoger una empresa de mudanzas pirata

No sólo los promotores inmobiliarios sufren en sus carnes los problemas de la crisis inmobiliaria y todo lo que ello conlleva. Hay negocios que sufren sus efectos colaterales, como las empresas de mudanzas. La federación española de empresas de mudanzas (fedem) asegura que el negocio ha caído un 37% interanual en lo que va de año, aunque no por debilidades del sector sino por la economía sumergida.

Debido a esto, han crecido las compañías pirata al calor del aumento del paro, algo que está obstruyendo a las empresas de mudanzas que operan de forma legal. Según Alfonso Rodríguez, entre el 30%-40% de las mudanzas que se realizan en España se operan desde el mercado negro y recuerda que hay que tener mil ojos porque la responsabilidad recae en la persona que contrata a estas empresas ilegales y estas carecen de cualquier tipo de seguro que cubra cualquier tipo de incidente. “En caso de daño a terceros quien responde económicamente es el cliente y lo mismo en caso de accidentes laborales o lesiones”, añade.

Para poder operar en este sector la empresa o persona autónoma necesita la tarjeta de transporte y una buena capacitación profesional, algo de lo que carecen las empresas que operan dentro de la economía sumergida, por no hablar de que si no usan cajas de embalaje de calidad el problema puede ser aún mucho mayor. Fedem da unos cuantos consejos para no picar en el anzuelo y no salir mal parado de una mudanza realizada por una empresa que no disponga de las garantías necesarias:

1) si de cuatro o cinco presupuestos hay alguno mucho más barato que el resto, con el que te ahorras casi la mitad de dinero, entonces ten cuidado porque se trata de una compañía ilegal. Los márgenes en el sector de las mudanzas son muy ajustados y diferencias desprecio abismales conllevan algo extraño.

2) el presupuesto que te den tiene que estar por escrito y debe pasar un inspector por la casa para entregarlo. Además, generalmente en las compañías legales los trabajadores suelen llevar una vestimenta corporativa. Si se presenta en tu casa una persona vestida de calle y con un presupuesto escrito de forma chapucera, debes desconfiar.

3) Por lo general, en las comunidades autónomas y ayuntamientos hay un listado de empresas de mudanza inscritas para saber que están dadas de alta. Si la compañía que has contratado no figura en el listado, ten por seguro que las probabilidades de que se traten de una compañía pirata se multiplican por 1000.

4) Si ves algún panfleto publicitario de una empresa de mudanzas que además se dedica a pintar casas, arreglar la fontanería, etc. entonces lo más seguro que se trate de una compañía pirata. Por norma general, las empresas de mudanzas solo se dedican al sector del transporte y son muy pocas las que están especializadas en otro tipo de tareas diferentes.

El precio medio de una mudanza en Barcelona de una vivienda de dos dormitorios con un contenido moderado es de alrededor de 900 euros. Si alguna empresa te ofrece realizar una mudanza por 300 o 400 €, muy probablemente estamos ante una empresa que no dispone de los seguros necesarios que cubran cualquier tipo de responsabilidad civil.