El negocio de los mini autobuses para las cenas de empresa

Cuando llega la época navideña muchas empresas aprovechan para hacer cenas con todos sus empleados. Es una buena manera de conocerse en un ambiente alejado del puesto de trabajo. Las personas están más relajadas y se relacionan entre ellos sin la presión del trabajo. Por lo general, aunque ahora con la crisis esto debe de haber cambiado, el jefe invita a todos sus empleados a la cena. Por eso, la mayoría de los empleados quiere asistir y no perderse ni un detalle de este evento social. Cotilleos, personas que se desinhiben más de la cuenta y muchas risas aseguran que estas cenas se convertirán en la fiesta del año.

Ingredientes muy suculentos invitan a asistir a esta fiesta, pero hay una barrera que impide que todos puedan ir. ¿A quién no le gusta tomarse unas copitas de vino con la cena o un gin tonic al finalizar la misma? A todos, pero hay que tener en cuenta un detalle. Si bebes no conduzcas, así de claro nos lo piden las campañas de tráfico. Y es que, las copas de más pueden convertir una noche especial en toda una tragedia. Por este motivo, muchas empresas de autobuses han creado servicios específicos para traer y llevar grupos de personas. Se llama a la empresa encargada y el autobús se encarga de recoger a todos los invitados en un punto. Los acerca al restaurante donde se va a celebrar la cena y cuando termine, los lleva al punto de inicio.

Las nuevas iniciativas creadas para que todos los asistentes puedan beber a su antojo son una buena manera de evitar accidentes. Suponiendo que los trabajadores de la empresa son entre 20 y 25 personas y van a cenar por la zona norte de Madrid. Quieren que se les recoja por la zona de Moncloa y que al finalizar la cena se les vuelva a traer a este punto. Un mini bus para estas personas podría costar, en función de la empresa, a partir de 300 euros. Una cifra que no está nada mal si se tiene en cuenta que lo que se pretende es proteger la propia vida y la de los demás.

A todos nos gusta disfrutar con tranquilidad de una buena noche con los compañeros de trabajo. Una velada de este tipo permite que nos relacionemos con personas que quizás en el día a día no lo hacemos. Conocer gente nueva y pasar un buen rato son los principales elementos de estos eventos sociales. Sin embargo, hay que tener mucha precaución, sobre todo en la carretera, de no cometer ningún error que nos convierta la noche en una auténtica desgracia. La idea de alquilar un mini bus entre todos los trabajadores sirve para olvidarnos de conducir y poder tomarnos algunas copas sin preocuparnos de cómo vamos a llegar a casa.