El anuncio más caro del 2013

La publicidad está presente en nuestras vidas en todo momento, spots en televisión, cuñas de radio, anuncios en prensa y revistas, un sinfín de marcas e ideas a las que estamos expuestos a diario y los que ya estamos tan acostumbrados que en ocasiones pasan desapercibidos.

Si repasamos el año 2013, y antes de que los días para que finalice den sus últimos coletazos, entre todos los anuncios que los espectadores han podido ver en este año, nos gustaría hacer memoria de cuál ha sido el minuto publicitario más caro.

Este tuvo lugar durante la celebración de la Super Bowl en febrero de 2013, el primero domingo para ser exactos, que es habitualmente la fecha en que se celebra. Además de un evento deportivo, es la gran final del fútbol americano estadounidense, este ha pasado a ser el perfecto escaparate televisivo. Más de 111 millones de telespectadores delante de la televisión son el motivo por el que algunas marcas no dudan en invertir en los espacios publicitarios alrededor de 3,8 millones de dólares (unos 2,8 millones de euros) por apenas 30 segundos de presencia en pantalla.

Marcas como Toyota, Mercedes-Benz, Hyundai, Kia, Audi, Coca-Cola, Taco Bell o AXE han apostado por la repercusión que tendría para su imagen estar presentes durante la publicidad de la Super Bowl, y así lo han hecho.

El pago de los anuncios ha aumentado entre tres y cinco veces su valor respecto a los que costaba hace 10 años, a priori estas cantidades nos pueden parecer increíbles, sin embargo está claro que si se pagan es porque merecen la pena, y porque la ley de la oferta y la demanda, hace que empresas y marcas estén dispuestas a estar presentes a cualquier precio.

Además las empresas ponen sus equipos gráficos y creativos a echar el todo en las campañas reservadas para ese momento de publicidad, un espacio pagado a tal precio no puede ser uno más, debe buscar ser el anuncio por excelencia, el mejor, el más comentado, y por supuesto captar la atención del público que lo ve desde el segundo uno.

Los anuncios durante la publicidad de la Super Bowl a pesar de que pueda parecer extraño, no resultan aburridos ni pesados a los espectadores, puesto que ya son referentes dentro de este evento. La gente los espera expectantes, para ver con que nueva campaña van a ser sorprendidos por empresas y marcas.