Dietas milagrosas para no engordar en navidad

Cuando escuchamos la palabra navidad una de las cosas que se nos viene a la mente es la cantidad de comida que vamos a ingerir. Entre nochebuena, navidad, nochevieja, año nuevo y reyes, sin contar los días de entre medias, vamos a tener muchas citas culinarias. Son fechas muy especiales en las que lo más importante es reunirse con la familia y amigos, alrededor de una mesa. Esto implica comer más de la cuenta y olvidarnos rápidamente de que hace poco estuvimos haciendo la operación bikini. Es difícil no caer en la tentación de picar entre horas algún trozo de jamón, polvorones para merendar o turrones de postre. La comida nos persigue y parece que nos obligue a comerla.

Ante la dificultad de negarse a probar cualquiera de los manjares preparados en estas fechas, conviene seguir una serie de pautas. No picar entre horas es lo que posiblemente más trabajo nos cueste. Hay comida por todas partes. En el salón polvorones, en la cocina jamón serrano y queso. ¿Cómo resistirse a no probar bocado? Hay que comer bien en las comidas principales: desayuno, comida y cena, para no tener hambre entre horas. En caso de hambre ingerir agua, que suele saciar y engañar el estómago, o comer una pieza de fruta. De lo que se trata es de no llenarnos con dulces o alimentos que solo nos ayuden a crear grasa en nuestro organismo.

Hacer deporte o al menos caminar una hora al día también nos facilitará la digestión de tantos alimentos. Con la gran ingesta nuestro cuerpo se sentirá lleno con rapidez, por eso debemos ayudarle a que queme grasas como sea. El ejercicio siempre es muy saludable pero en estas fechas se convierte en un elemento indispensable. La mejor idea es aprovechar la visita de los familiares para ir juntos a dar un paseo. Es una buena forma para salir todos de casa y bajar esas comidas copiosas típicas de estos días. Solos o en compañía, el deporte nos ayudará a sentirnos mejor cuando comamos más de la cuenta.

Aunque la carne y los dulces son los mejores amigos de los platos en Navidad, debemos crear menús que combinen todo tipo de alimentos. Si ponemos de primer plato unas verduras y de segundo carne, estaremos suavizando los kilos para nuestro cuerpo. Evitar el elevado consumo de alcohol también nos brindará la oportunidad de no coger tantos kilos. Y es que, el alcohol es uno de los mayores enemigos de las dietas. Evitemos su consumo durante todo el día para no coger más kilos de los que queramos. Además, si tratamos de comer dulces más sanos, hechos con productos integrales, también nos desharemos de una buena parte de nuestro peso extra. No comer lo que nos plazca durante estas fechas, es una tarea demasiado complicada. Sin embargo, siguiendo las pautas citadas anteriormente, se puede conseguir que esos kilos de más no requieran un elevado esfuerzo a la hora de quitárnoslos de encima.